Amenazaron de muerte a un miembro del Ente Portuario

La Mesa de Entidades Productivas emitió hoy un comunicado en solidaridad con el escribano Gabriel Culzoni, víctima de un preocupante mensaje anónimo, ligado a la actividad portuaria. El material agraviante se encuentra en manos de la Justicia.
Un llamado telefónico de "gente amiga" sorprendió el sábado 24 de octubre al empresario Gabriel Culzoni, que se acababa de enterar que un correo electrónico anónimo contenía una grave amenaza de muerte para con él. El e-mail, que llevaba de título: "El destino de Gabriel Culzoni", estaba acompañado por una nota titulada "Colgado de un puente y con los genitales en la boca", en referencia a una "ejecución cometida en la ciudad de Tijuana", en México. "Culzoni, de seguir cometiendo actos de corrupción en el Puerto de Santa Fe, éste será tu destino", rezaba el correo electrónico.

Cuatro días más tarde la víctima denunció el hecho ante el Fiscal Nº 4, Juan Pablo López Rosas. En dicha presentación, Culzoni aseguró que "en su actividad habitual como industrial, no se registra ningún tipo de conflicto que pueda dar lugar a tamaña situación de amenazas".

No obstante, el fiscal pidió la intervención de los técnicos informáticos de la policía para determinar el origen de las amenazas y puso en conocimiento de lo ocurrido al juez de Instrucción Cuarta, Rubén Saurín.

Comunicado oficial

El escribano Gabriel Alberto Culzoni es un empresario de 65 años vinculado con el sello editorial Rubinzal-Culzoni y ligado a la fábrica de piletas que lleva su nombre. Además, forma parte del directorio del Ente Portuario, en representación de la Unión Industrial de Santa Fe.

Aunque la amenaza permaneció en reserva durante quince días, esta mañana, la Mesa de Entidades Productivas emitió un comunicado de repudio, y solicitó "la intervención de las autoridades de la seguridad y la justicia para determinar el origen del mensaje".

El portavoz del discurso de solidaridad fue el propio presidente de la Unión Industrial, el ingeniero Norberto Velasco, quien contó con el apoyo de sus pares de la Bolsa de Comercio (Melchor Amor Arranz); del Centro Comercial (Daniel Bustamante); de la Asociación de Dirigentes de Empresas (Benito Correnti); de la Cámara de Comercio Exterior (Daniel Oblan); y de la Sociedad Rural (Hugo Iturraspe).

En declaraciones a El Litoral, Velasco optó por "quitarle connotación política" al asunto, para igualmente "asumir la defensa de un asociado". Y aunque en el transcurso de estos días las amenazas "no se volvieron a reiterar", creyeron conveniente que la sociedad se enterara de lo suscitado. "No es la primera vez que se reciben anónimos" aunque "ninguno de esta gravedad", cerró el presidente de la UISF.

Por la Ley de Cabotaje

Si bien oficialmente pusieron distancia con cuestiones de tinte político, son varios los argumentos para creer que las amenazas son el trasfondo de una serie de reclamos y gestiones que la Unión Industrial viene haciendo desde hace tiempo, mediante su representante en el Ente de Administración del Puerto de Santa Fe.

En la denuncia penal, Gabriel Culzoni hizo referencia, como única sospecha, a "la posibilidad de que el actual Puerto de Santa Fe tenga actividad de contenedores hacia y desde el exterior y que posiblemente esta posición afecte intereses económicos que los hacen reaccionar en su contra".

Por su parte, en el comunicado que firman las seis entidades de la ciudad se desliza que "el accionar público del industrial amenazado (...) seguramente afecta a sectores que buscan impedir sistemáticamente el crecimiento del puerto y la ciudad".

Cabe recordar que la amenaza de muerte se produce en medio del reclamo del Ente de Administración Portuaria, ante la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables del Ministerio de Planificación Federal, por la llamada "Ley de Cabotaje" y su efecto lesivo a la industria local.

Comentá la nota