Amenazan a ex intendente de Trenel

Carlos Sala, un histórico dirigente de Convergencia, fue intimado en forma telefónica. Por el hecho hay una denuncia policial. Es la tercera acción de violencia política que se produce en la localidad.
El clima electoral en Trenel sigue enrarecido a cinco días de las elecciones legislativas. Ayer se confirmó que el anterior intendente, Carlos Sala, radicó una denuncia en sede policial por amenazas que fueron realizadas en forma telefónica.

Sala, que ocupó por cuatro veces la intendencia local, es una de las personas más allegadas desde lo político y lo personal, al senador nacional, Rubén Marín. Además, se desempeñó como secretario de Asuntos Municipales en la última gestión de Marín como gobernador.

Las amenazas recibidas por Sala se suman a otras dos acciones de vandalismo político que se produjeron entre el 12 y 13 de junio, cuando una gran cantidad de carteles de propaganda electoral fueron rotos y otros desaparecieron de los alambrados donde estaban colgados. En dos noches consecutivas fueron descolgadas las publicidades que promocionaba a los candidatos de Es Posible -la línea política de los hermanos Rodríguez Saá - y luego los que mostraban los nombres de los candidatos del Frepam. De manera llamativa, la cartelería del oficialismo no sufrió daño alguno.

Ahora se sumaron las amenazas telefónicas hacia Sala, que fue uno de los dirigentes políticos que se mostró el último sábado en el acto realizado en el club Cultural Argentino de General Pico, cuyo orador principal fue el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá.

Sala, que a lo largo se su trayectoria nunca sufrió una intimidación similar, se mostró sorprendido por el nivel de violencia de quienes lo amenazaron. "Fue un acto de cobardía como todo lo que se hace en forma anónima y algo ajeno a la vida tranquila de Trenel", aseguró.

En porciones.

Los crujidos en el peronismo local se amplificaron luego de la visita del candidato oficialista, Carlos Verna, que desembarcó en el bastión del marinismo de la mano del dirigente Santiago Giuliano. Gestos y palabras terminaron por ofender a los históricos seguidores de Convergencia que decidieron mudar sus preferencias políticas hacia los Saá. En la movida quedó expuesto el actual intendente, Juan Antonio Silva, al que señalan como uno de los que abandonó el espacio político creado por Marín para buscar refugio en el vernismo, solo para asegurar su posible continuidad a partir del 2011 en el municipio.

Ayer por la tarde, la candidata a diputada nacional por el Frepam, Griselda Comerio, se solidarizó con Sala por el mal momento que está atravesando tanto él como su familia. La ex concejala condenó los hechos de violencia y las acciones descalificadoras que se vivieron en los últimos días que terminaron por enrarecer la disputa electoral.

Comentá la nota