Amenazan a integrantes de Proyecto Padres

Obstáculos. Los integrantes del PP aseguran que “es lógico que muchos se enojen por lo que hacemos”.
El Proyecto Padres Contra el Alcohol trabaja en la provincia durante muchos años. La asociación, que no persigue fines de lucro, se ha movilizado con la Policía, los bomberos, las autoridades provinciales y de varios municipios, y ha realizado incansables seguimientos en boliches, bares, pubs y hasta fiestas privadas, en busca de contrarrestar el accionar de los comerciantes inescrupulosos que venden alcohol a menores e infringen distintas normas. Este trabajo, que toca intereses empresariales, no puede hacerse sin correr riesgos. Ayer, después de mucho tiempo, EL LIBERAL se dio con la impactante revelación de que los integrantes del Proyecto Padres han empezado a recibir amenazas intimidatorias para que no continúen con su trabajo.

El dato de las amenazas vino a colación de la nota publicada ayer por este medio sobre las fiestas clandestinas que se realizan en casas privadas de fin de semana. “Lo que ha sacado el diario es la verdad de lo que pasa en la nocturnidad santiagueña, y no llama la atención que por todo esto haya gente que se empiece a enojar”, sostuvo ayer Néstor Flores, integrante del Proyecto Padres. Flores reveló: “Yo por detrás de esto he recibido amenazas. Y no son sólo de ahora. Son en forma escrita y en forma telefónica, insultando y amenazando”

Flores explicó que “han amenazas personales” sobre las que dijo no querer “llevarlas más allá”. Las pruebas de las amenazas están guardadas y han sido presentadas en un estudio jurídico por el Proyecto Padres, para las actuaciones que correspondan.

“Lo que ocurre es que por detrás de nuestra lucha para que los chicos no tomen alcohol, subyace el problema de los grandes negocios, que seguramente se van a sentir tocados”, sostuvo Flores. “Como el Proyecto Padres es una entidad sin fines de lucro, tenemos la posibilidad de denunciar cosas que no podríamos si dependiéramos de algún organismo – insistió Flores – y como no las callamos, uno termina generándose enemigos que, lejos de entender que lo que uno está buscando es que se mejore la seguridad de los chicos, terminan apuntándolo a uno como que es un desestabilizador”.

Flores se refirió al tema de las fiestas clandestinas, y señaló que, en ocasiones, es difícil llegar a concretar algunos controles y sanciones. “Es muy importante ir más a fondo todavía y hay gente que está predispuesta para hacer las cosas – indicó – todo esto más allá de que no nos resulta fácil y de que es normal que en el camino nos encontramos con gente que tiene sus espacios de poder a donde ya no hay nada que hacer”.

El Proyecto Padres tiene planeado, a partir de la semana próxima, retomar una nueva ronda de reuniones con autoridades policiales y municipales “para trabajar en que se cumplan los compromisos que se han tomado con anterioridad”, según palabras de Flores, y lejos de sentir temor por las amenazas, planteó que “hay que seguir avanzando en todo lo que se pueda”. 

Comentá la nota