Ambulantes siguen copando el Perrando

Hay puestos de venta de panchos, ropas, alimentos no perecederos, comida casera y hasta un carro que

vende verduras y frutas. Son más de siete puestos de venta callejera instalados en la vereda del hospital.

La idea que en su momento tuvo la ex ministra de Salud Pública, Sandra Mendoza, de reorganizar el Hospital Julio Perrando desterrando a los vendedores ambulantes dentro y fuera del establecimiento sanitario y trasladándolos a un predio ubicado a 30 metros de la institución sanitario, no prosperó demasiado, y hoy aún se puede observar, en una recorrida realizada por este matutino, como avanza la instalación de los puestos callejeros en la vereda del hospital pareciéndose a un shopping al aire libre.

Las entradas principales del Perrando parecen un gran almacén. Allí abundan puestos de venta de ropa, estuches para celulares, artículos como jabones, desodorantes, papel higiénico, peines, corta uñas, bolsas para agua caliente, pañales,; alimentos no perecederos como yerba, azúcar, y galletitas. También figuran en la lista de los puestos de vendedores ambulantes, la venta de panchos, verduras y frutas pasando por el chipa, torta parrilla y comidas caseras. Asimismo, lo que uno busca puede llegar a encontrar con sólo pasar por la vereda del centro de Salud.

CUIDAR LA HIGIENE

Meses atrás, la iniciativa de Mendoza de trasladar a los vendedores ambulantes, obedecía a estrictas razones de Salud Pública porque no pueden existir puestos de venta de comida dentro del predio del hospital y en la vereda, cuando a diario ingresan al Perrando personas afectadas por ingerir alimentos en mal estado. Si bien dentro de la institución sanitaria, actualmente, funciona un solo quiosco que es atendido por una mujer discapacitada, los puestitos de venta callejera no desaparecieron, es más aún continúan inamovibles.

Ante esta situación, el director del hospital, José Luis Meiriño, volvió a manifestar su preocupación por la proliferación de los vendedores ambulantes en la vereda del Perrando, aunque reconoció que no tiene autoridad para sacarlos del lugar.

Comentá la nota