Los ambulantes apelan a la "sensibilidad" del Gobierno

Así lo expresó el titular del sindicato del sector, Luis Lobo, quien dijo que sólo quieren "trabajar en paz". Además, denunció que comercios afiliados a la FET son los proveedores.
Mientras la Federación Económica de Tucumán (FET) exige a las autoridades provinciales y municipales que cumplan con el fallo judicial que ordenó liberar la vía pública de la presencia de vendedores ambulantes, desde el gremio que representa a ese sector apelaron a "la sensibilidad de los gobernantes" para que les permitan seguir trabajando.

El titular del Sindicato de Vendedores Ambulantes, Luis Lobo, salió ayer al cruce de los planteos del empresariado, que exige la erradicación de los comerciantes informales del microcentro capitalino, por considerarlo una competencia desleal que perjudica a los locales que cumplen con el pago de sus impuestos.

En primer lugar, aseguró que la actividad de los agremiados a esa entidad está acordada con los gobiernos Municipal y Provincial. "Nuestro gobernador (José Alperovich) es muy sensible y quiere que la gente trabaje", argumentó.

Pero, además, Lobo apuntó directamente contra el empresariado acusándolo de ser proveedor de los ambulantes. "Por una parte, vemos que ciertos dirigentes de la FET piden que nos saquen (de la vía pública) pero, por otra, nosotros le compramos la mercadería a gente que es afiliada a la FET. Nos venden con boleta, todo bien", lanzó el sindicalita.

Según Lobo, "la Municipalidad controla y no hay el gran desborde que ha habido en otros años" respecto a la presencia de ambulantes en las calles céntricas de la ciudad; tras lo cual defendió la actividad de los ambulantes.

"Se tiene que pensar que nosotros también somos parte de la sociedad y no ilegales como vemos que sale en ciertos medios. Nos hacen sentir mal cuando dicen ilegales, porque nosotros estamos haciendo un trabajo muy arduo con los dirigentes y tratamos de hacer por lo menos a todos los vendedores del sindicato que sean monotributistas", enfatizó.

Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de que algunos de los ambulantes que coparon las veredas y peatonales del centro en los últimos días estén actuando al margen del Sindicato, avalados por algunos empresarios, Lobo admitió que está a favor de que haya controles para evitar esa situación. "Oportunistas sí puede haber pero no de parte de gente de Tucumán ni de parte del sindicato. En años anteriores veíamos gente de otras provincias que venían para las Fiestas", afirmó.

"Cada uno trabaja como puede"

El gremialista también sostuvo que "la ley no dice que no tiene que haber vendedores ambulantes, dice no a la ocupación de la vía pública, quiere decir que un bar no puede poner las mesas ni las sillas. Cada uno trabaja como puede. Nosotros estamos en la vía pública, por eso no se ha podido estar como estábamos antes, en el microcentro (sic)", explicó.

Finalmente, Lobo señaló que desde el sector solamente pretenden "trabajar en paz, porque somos grandes. Si tenemos que decir no a ciertas cosas les decimos que no, pero es difícil no poner un pedazo de pan arriba de la mesa. Sabemos que tenemos gobernantes que son sensibles", concluyó.

Un problema de vieja data

El problema de la venta ambulante en San Miguel de Tucumán, que se acrecienta todos los años ante la proximidad de las Fiestas navideñas, tiene vieja data, aunque tuvo un crecimiento importante en los tiempos, de la mano de la desocupación y la falta de oportunidades que sufre un amplio sector de la población.

Frente a esta problemática, que ningún gobierno provincial o municipal fue capaz de resolver hasta el momento, la FET logró en 2006 que la Cámara en lo Contencioso Administrativo emita una sentencia intimando a las autoridades a despejar la vía pública de la presencia de vendedores ambulantes.

Desde la semana pasada, autoridades de esa entidad empresaria vienen realizando gestiones ante el intendente Domingo Amaya y funcionarios del Gobierno provincial, para exigir el cumplimiento del fallo judicial.

Comentá la nota