Ambientalistas podrían cortar la autovía 2 el fin de semana

La creación del Parque Industrial Sur en un sector del partido de La Plata, que actualmente es una zona rural dedicada a la producción hortícola intensiva, generó un fuete movimiento que busca impedir su instalación y los efectos negativos que tendría par

Un nutrido y variado grupo de productores hortícolas, ambientalistas, vecinos autoconvocados y representantes de distintas ONG de La Plata y Brandsen, agrupados en la “Multisectorial en defensa de los recursos naturales y producción sustentable”, podrían cortar el tránsito en la autovía 2 el próximo fin de semana, momento clave durante la temporada estival por el recambio turístico de enero.

La creación del Parque Industrial Sur en la última sesión del año 2008 del Concejo Deliberante, en un sector del partido de La Plata que actualmente es una zona rural dedicada a la producción hortícola intensiva generó un fuete movimiento que busca impedir su instalación y los efectos negativos que tendría para la actividad.

Horacio de Belaustegui, presidente de la Fundación Biósfera e integrante de la multisectorial, explicó a LA CAPITAL que “el reclamo central es que el intendente municipal, Pablo Bruera, vete la ordenanza aprobada, tal como lo hizo en su momento su antecesor en el cargo, Julio Alak”.

Para lograrlo, desde la multisectorial han realizado varios pedidos de audiencia con el jefe comunal para plantearle el reclamo, que no fueron atendidos. “En diversas ocasiones se nos derivó con sus secretarios privados y funcionarios, que no asistieron a las reuniones pactadas”, detalló De Belaustegui.

Entre las gestiones realizadas por el grupo se destacan reuniones con la mayoría de los concejales platenses, ante quienes expusieron “lo dañino que resulta el cambio de zonificación de rural a industrial y a los que les solicitamos un justificativo al respecto”.

En la actualidad, en el partido de La Plata existen dos parques industriales. El primero de ellos, situado a unos 3 kilómetros del predio donde se instalaría el creado por ordenanza, es el más antiguo y todavía tiene unas 10 hectáreas sin ocupar. El Parque Industrial II, en tanto, cuenta con 93 hectáreas de servicios y accesos a disposición de futuros inversores.

“Con la disponibilidad que hay para que se instalen industrias, nos preguntamos por qué se insiste con este proyecto que no tiene ningún informe técnico que lo fundamente”, cuestionó De Belaustegui, licenciado en Ecología y Recursos Naturales.

En un documento elaborado por la multisectorial se señala que el cambio de zonificación “autoriza a instalar fábricas en medio de nuestras áreas de cultivos, con la consiguiente contaminación del Acuífero Puelche, indispensable para regar nuestras hortalizas, dar de beber a nuestros familiares y a los animales. La contaminación nos impediría continuar con nuestros emprendimientos rurales”.

Asimismo, un punto dedicado a las fuentes de trabajo señala que “la industria propuesta hace peligrar nuestros puestos laborales y toda la inversión y sacrificio de años que nos han permitido tener nuestra pequeña o gran quinta”.

“Han prometido 5000 puestos de empleo, y nuestra actividad utiliza 30 veces más de mano de obra -aseguraron-. ¿Cuál es el beneficio para el cambio? Hoy ya existen dos parques industriales con espacio improductivo de sobra para la instalación de nuevas industrias”.

Comentá la nota