La ambición de Nadal, detrás de uno de los trofeos que le faltan.

Tras ganar en Indian Wells, el N° 1 del mundo intentará lograr el torneo donde cayó en las finales de 2005 y 2008.
"El lado positivo del tenis es que, cuando se pierde, tienes otra oportunidad la siguiente semana. Pero lo malo es que, cuando se gana, pues no tienes suficiente tiempo para celebrar las victorias´´. Rafael Nadal, el mejor tenista del mundo, arribó a esta ciudad en el sur de Florida solamente un puñado de horas después de conquistar, en el desierto californiano, el Masters 1000 de Indian Wells. Cansado, pero de buen ánimo y expectante, el mallorquín buscará conquistar un trofeo que siempre le fue esquivo: el Sony Ericsson Open, de Miami. Y, con el rendimiento que exhibió durante la primera parte del circuito, nada debería obstaculizarlo. En Indian Wells, ni siquiera las ráfagas de viento lo perturbaron. El de Key Biscayne, junto con el US Open, son las dos competencias relevantes que le faltan conquistar en su exitosa carrera.

Históricamente, Nadal trastabilló en Miami. El año pasado estuvo cerca de romper con el maleficio, pero en la final cayó 6-4 y 6-2 frente al ruso Nikolay Davydenko, que esta temporada se bajó por una lesión en uno de los pies. En 2005, Rafa también alcanzó la definición, pero chocó contra un inspirado Roger Federer. En 2007, el serbio Novak Djokovic fue su verdugo en los cuartos de final; en 2006, el español Carlos Moyá lo eliminó en la segunda rueda; mientras que, en 2004, el chileno Fernando González lo venció en los octavos de final.

El récord del N° 1 del circuito, en 2009, es realmente fantástico: 2.182.160 dólares recaudados por premios, 21 victorias contra sólo dos derrotas, con dos títulos en singles -el Abierto de Australia e Indian Wells- y uno en dobles -Doha, junto con su compatriota Marc López-. Además, sus estadísticas se potencian si se tiene en cuenta que todavía no comenzó la temporada sobre su superficie preferida: el polvo de ladrillo.

"Actualmente tengo más opciones, puedo hacer más cosas que antes. Puedo cambiar de ritmo con un revés, estoy sacando bien..., es lo que siento", reconoció el tenista, que en agosto pasado destronó al suizo Federer.

Las canchas de cemento del Crandon Park servirán de escenario del segundo ATP Masters 1000 del año, uno de los torneos favoritos de los argentinos. Nadal, que se medirá directamente en la segunda rueda ante el ganador del italiano Simone Bolelli y el ruso Teimuraz Gabashvili (en cuartos podría cruzarse con Juan Martín del Potro), derrocha confianza: "Cuando juego bien siento que puedo ganar con rapidez cada punto, que no necesito correr tanto como antes. Me doy cuenta de que ahora controlo mucho más los puntos y las acciones".

Pocos jugadores conquistaron Indian Wells y Miami desde que el norteamericano Jim Courier lo logró en 1991. Federer, Pete Sampras, Andre Agassi y el chileno Marcelo Ríos fueron los otros distinguidos. Ahora, por primera vez, Nadal quiere sumarse a ellos. Cualidades le sobran.

2 son las únicas caídas de Nadal en 2009: vs. el francés Gael Monfils, en Doha, y vs. el británico Andy Murray, en Rotterdam.

Comentá la nota