Amaya llamó a trabajar por los sectores más necesitados.

Amaya llamó a trabajar por los sectores más necesitados.
Domingo Amaya brindó un discurso en el que se refirió a la crisis internacional y a las obras realizadas. "Eliminar los privilegios es avanzar hacia la igualdad de oportunidades", expresó.

El verde y el azul resaltaban en la vereda del Concejo Deliberante. Los colores que identifican a la Municipalidad podían verse en banderas, globos, remeras y carteles de los partidarios del Intendente Domingo Amaya, que ayer inauguró el período de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante de la capital.

Amaya ingresó al edificio a las 11.45. Llegó anunciado con el ensordecedor estruendo de los bombos y los cantos de los militantes. Luego de saludar, entró al recinto, donde lo esperaban los ediles, y se cantó el Himno Nacional. Después, el mandatario tomó la palabra. "Hoy tengo el honor de inaugurar por quinta vez las sesiones ordinarias de este Honorable Cuerpo. Digo que es un honor porque realmente lo siento así", expresó al comienzo de su discurso, para luego referirse a la crisis financiera internacional, uno de los temas centrales en el mensaje de Amaya. "La irresponsabilidad de quienes hicieron de la ganancia financiera un horizonte sin límites nos puso en un riesgo inimaginable a todos y nos cargó de una responsabilidad adicional a quienes tenemos la obligación de gestionar: conducir los destinos de una ciudad en medio de una crisis que no provocamos", expresó. "Tenemos que trabajar para mitigar los efectos de la crisis. Tenemos que tener un gran sentido de la solidaridad para poder frenar los efectos nocivos en los que menos tienen", añadió, y comentó que "una política integral de distribución debe alcanzar también a la obra pública". "Desde el inicio de nuestra gestión pusimos énfasis en una distribución de las obras que busque romper históricas asimetrías en función de buscar una mejor calidad de vida para los sectores más postergados de nuestra ciudad", afirmó.

Los primeros aplausos de los militantes, que seguían el discurso por medio de una pantalla gigante colocada afuera del recinto, llegaron cuando Amaya dijo que "una redistribución más justa es una mayor justicia social". "Gestionar con justicia social es construir solidaridad. Esta es la base sobre la que haremos posible una redistribución más equitativa para todos", expresó. "La política es estar al lado del pueblo, acompañar a nuestros vecinos. No siempre se puede dar una respuesta rápida con obras, pero podemos responder rápidamente con una mirada, con una sonrisa, con un apretón de manos. Tenemos que acompañar a nuestros vecinos, estar a su lado, con comprensión, con entrega sincera", agregó.

Luego, el Intendente dijo que "lo más importante es la legalidad". "Cuando hablo de legalidad lo hago en el más amplio de los sentidos. Me refiero desde quien tiene la mayor responsabilidad como quien tiene la mínima. Queremos que se cumpla la ley desde lo cotidiano, desde la convivencia de todos los días", expresó. "Eliminar los privilegios es avanzar hacia la igualdad de oportunidades. Igualdad que será garantizada desde hoy aún a quienes tuvieron privilegios hasta ayer", añadió, y recibió la aprobación de sus partidarios con gritos y aplausos en señal de apoyo.

Como cada vez que se refirió a su condición de peronista, Amaya exclamó con mucho énfasis: "Pregonamos permanentemente que para transformar la realidad tenemos que conocerla. Nosotros los peronistas la conocemos, somos producto de la realidad y cuando llegamos a la gestión es para transformarla". Los militantes que se encontraban afuera respondieron con más gritos de apoyo y cantaron la marcha peronista.

Acciones de la gestión

Después, el Intendente enumeró algunas de las acciones llevadas a cabo en su gestión. Lo primero que destacó fue el programa "Municipio en los barrios". También se refirió al Programa Plazas Alegres, a los distintos torneos patrocinados por la Nación, Provincia y Municipio, como el torneo Evita, y al Primer encuentro Nacional de Graffiti. Mencionó la segunda edición de la Maratón Independencia y destacó que este evento ha crecido con respecto a su anterior edición.

"Las carencias culturales son un factor de subdesarrollo que privan a la persona de subjetividad y de soberanía. El desarrollo de los pueblos implica el respeto a su identidad cultural y la apertura a lo trascendente, sin que puedan justificarse imposiciones por la fuerza", comentó. En ese sentido, mencionó algunas de las iniciativas culturales llevadas a cabo, como la restauración y acondicionamiento de la Sala de Exposición de la Casa de la Cultura, el lanzamiento del ciclo "Semana Santa en el Parque", el aseguramiento de las obras de la Pinacoteca Municipal y la inauguración de la Sala Principal de la Casa de la Cultura, entre otros.

"Párrafo aparte merece el hecho de haber saldado una gran deuda con nuestra sociedad: donde antes había una estación de servicio multinacional en la misma cuadra donde se encuentra la casa en la que juramos ser libres, ahora se encuentra una Plaza Temática sobre 1816", expresó, y agregó: "Después de tanto tiempo de abandono recuperamos y jerarquizamos el Museo de la Industria Azucarera Obispo Colombres. Ahora es posible recrear la historia de una de las primeras industrias del país en el lugar donde nació".

Drogas y tránsito

Amaya admitió que uno de sus principales objetivos es "promover la incorporación de los desocupados al mercado laboral local mediante un sistema de información, asesoramiento, capacitación y asistencia técnica, tanto a trabajadores y emprendedores como a empresarios que demanden personal". "Actualmente están en curso tres proyectos que cuentan con la aprobación de la Gerencia de Empleo y Capacitación Laboral de la Nación, y que contienen a unos 1500 beneficiarios", comentó.

Otro punto que resaltó Amaya es su preocupación por la lucha contra la drogadicción y las problemáticas que afectan a los sectores más vulnerables. "El rol del Estado fue y será imprescindible para promover acciones que reduzcan las desigualdades sociales o para remover los obstáculos que las generan. El Estado debe asegurar que los derechos civiles, políticos y sociales no se diluyan o restrinjan a minorías privilegiadas", señaló.

El respeto por las normas de tránsito y las acciones realizadas para evitar accidentes, como la educación vial y la semaforización, también fueron temas significativos en el discurso.

Las obras públicas constituyen otro aspecto importante para Amaya, según lo expresó en su discurso. Mencionó datos sobre pavimentación, iluminación, soluciones habitacionales, trabajos para evitar inundaciones, la plantación de árboles en la ciudad y el tratamiento de los residuos. Además, el Intendente habló acerca de obras proyectadas, como la continuación del Paseo de la Independencia.

Cerca del final, la oposición también fue mencionada. "En un sistema verdaderamente republicano la oposición es tan importante como el partido que gobierna. La democracia es un sistema de disensos porque es un sistema de acuerdos. Para poder acordar es necesario discutir y para poder discutir es necesario disentir", expresó. "No queremos tener razón, queremos tener consenso. Y para consensuar hay que discutir, para discutir hay que comprometerse, para comprometerse hay que participar", añadió.

Luego de algunos agradecimientos y de afirmar que la ciudad fue puesta en el camino del cambio, Amaya finalizó su discurso.

Opiniones

"Fue un discurso muy bueno, con un mensaje político y realista", comentó el presidente del Concejo, Ramón Cano. "Dio un pantallazo de lo que se ha hecho y de lo que se tiene que hacer. Además se manifestó el rol del político en la sociedad", agregó.

"Habló sobre redistribución de la riqueza, pero lo único que han hecho en estos años ha sido aumentar la brecha entre ricos y pobres", comentó el concejal José Costanzo (Partido Autónomo) cuando se le pidió que opinara sobre el discurso de Amaya. "Faltó mencionar la situación del Mercado del Norte", señaló el edil, y agregó: "Y tengo un especial pedido para el intendente. Le pido respeto y que no mande camiones para repartir bolsones en las cercanías del Concejo Deliberante".

"El discurso fue vago a diferencia de años anteriores", opinó, por su parte, Claudio Viña, de Fuerza Republicana. "Fue un ensalzamiento de su gestión, sin números precisos. Esperemos que las obras que anunció se concreten", añadió. Con respecto a los cientos de militantes que se convocaron en las puertas del edificio, Viña dijo que "es parte del folclore justicialista". "Los hicieron aplaudir cada 15 segundos, incluso cuando Amaya tosía", expresó.

Comentá la nota