Amaya disolverá una estructura clave que conducía el alfarismo

Hoy se formalizan las partidas de Berarducci y de Toscano, aliados del diputado Alfaro. El intendente tomará juramento por la tarde a Marcos Díaz, el nuevo secretario de Gobierno. Más nombres de la gestión municipal en la mira del alperovichismo.
El alejamiento del alfarismo de la estructura municipal quedará consumado hoy, cuando se formalice el alejamiento del secretario de Gobierno, Walter Berarducci, y se disuelva la Subsecretaría de Servicios Públicos, que condujo hasta el viernes el dirigente Alfredo Toscano.

Durante la mañana se firmarán y se protocolizarán los decretos respectivos, mientras que para la tarde el intendente de la capital, Domingo Amaya, tiene previsto tomar juramento a Marcos Díaz, el reemplazante de Berarducci en la estratégica cartera política del Departamento Ejecutivo, que sirve de nexo con el Concejo Deliberante. Díaz es un hombre de confianza de Amaya.

Desde el viernes por la noche, cuando se anunció el alejamiento de los referentes del diputado nacional Germán Alfaro del municipio, tanto el intendente como sus funcionarios optaron por el silencio. Como se recordará, la feroz interna se desató en el Concejo Deliberante, a partir de un pedido de interpelación de ediles opositores y algunos alperovichistas al ahora ex secretario de Gobierno, por presuntas irregularidades en la contratación de obras en la Asistencia Pública. Ese hecho desencadenó entredichos entre los ediles oficialistas y la intendencia y la denuncia respecto de un pacto entre el bussismo y el alperovichismo, por parte del propio Alfaro.

Tras sus dichos, el gobernador, José Alperovich, aseguró que el diputado, pese a integrar la lista oficialista en 2007, estaba en contra de su proyecto político. Amaya intentó calmar las aguas, pero aceptó separar del cargo a los principales aliados de su ex secretario de Gobierno de la administración municipal. Alperovich, por su parte, reunió a los concejales oficialistas en su casa para convidarles un asado. Allí, les pidió que acompañen la gestión municipal de Amaya.

Los primeros

Los primeros en hacer las valijas son el propio Berarducci y Toscano. Este último estuvo involucrado en un incidente con ruralistas el sábado 5 de julio de 2008. Aquella noche regresaban algunos diputados nacionales, entre los que figuraba Alfaro, y un grupo de productores intentó escrachar al legislador. Tras el escándalo, Toscano tomó una licencia del cargo municipal. Ayer, colaboradores del jefe municipal confirmaron a LA GACETA que el área conducida por el alfarista directamente será disuelta del organigrama. A su vez, advirtieron que el "pedido" del gobernador al intendente se termina con esos dos nombres y que no habrá nuevas remociones.

Sin embargo, referentes alperovichistas aseguran que la lista de expulsados será mayor. Principalmente, Alfaro cuenta con colaboradores en áreas sensibles para el trabajo territorial y político del municipio. Entre ellos, la directora de Empleo y Emprendimiento, la ex concejal Ana María López; la coordinadora de los Centros de Integración Comunitaria, Fátima Elizabeth Rivadeneira; y la coordinadora del programa Municipio en los Barrios, María Claudia López. La lista incluye a más de 90 personas.

Comentá la nota