Amaya dijo que el municipio no da abasto

No se amilanó. Por el contrario, luego de las críticas por haber convocado a una licitación pública para el mantenimiento de las calles de tierra, el intendente de la capital, Domingo Amaya, inspeccionó ayer una obra en una calzada sin pavimento.
Alrededor de las 10.30, llegó a Matheu y avenida Alem. Al igual que como sucede con las visitas del gobernador, José Alperovich, el jefe municipal fue recibido por un grupo de vecinos que portaban pancartas políticas. "Viva la Ciudad", "Elsa de Aguilar, concejal", "Germán Alfaro", eran algunos de los carteles más visibles.

Y, como ocurre con el folclore alperovichista, Amaya fue recibido también con mate y tostadas. Después, conversó con los vecinos. Y, al final, habló con la prensa. "Lo más importante para mí es que la oposición opine, pero constructivamente, viendo la realidad. La única forma de transformar esta realidad es conociéndola, estando a la par de los vecinos y no haciendo política de café en los bares", afirmó.

Amaya resaltó que desde hace seis años se licitan obras de enripiado y compras de materiales, pero aclaró que el municipio no da abasto. "Llevamos casi 2 millones de metros cuadrados de hormigón en obras, pero todavía faltan 4 millones de metros cuadrados. Cuando llegamos, había 3.800 cuadras pavimentada, de las cuales el 80% estaban deterioradas y muchas siguen así porque no han tenido mantenimiento durante 30 años", afirmó.

Respecto del reclamo vecinal para que se haga el pavimento, Amaya dijo que tienen razón y que ojalá se pueda hacer. "Villa Luján cumplió 120 años y recién ahora pudimos hacer obras de pavimento", afirmó.

Comentá la nota