Los amaicheños cubren la falta de información turística

La única oficina disponible para dar información turística en Amaicha del Valle permaneció cerrada durante el último fin de semana largo. Los que llegaron por primera vez a la tierra del sol y las piedras tuvieron que recurrir a los lugareños para saber qué lugares conocer o las alternativas de alojamiento. ¿Amaicha sólo tiene importancia durante la fiesta de la Pachamama?

En Amaicha, la tierra del sol y las piedras, los lugareños se convierten en centros de información para cualquier turista que llega por primera vez al pueblo. El lugar de los encuentros, como le llaman, es elegido por muchos argentinos y extranjeros por su clima seco y bellezas naturales, pero parece tener muy poca importancia para el turismo provincial o sólo parece tenerla cada febrero con la tradicional fiesta de la Pachamama.

En el último fin de semana largo del año, cuando si bien no se dio la afluencia de visitantes que se esperaba por el impacto de la crisis económica, los pocos que llegaron por primera vez al pueblo del sol no encontraron la información turística necesaria para saber qué lugares se podían conocer, las alternativas de alojamientos o sobre su historia. Sólo los pocos amaicheños que se animaron a salir ante los fuertes rayos del sol servían de informantes para llegar hasta a algún lugar, como la imagen de la Virgen Escultórica, el Museo de Pachamama o los centros de artesanos más cercanos.

¿Dónde se puede conseguir información turística?, preguntó una cronista de primerafuente a uno de los lugareños ocasionales que encontró en el camino. La respuesta indicaba una oficina, que está ubicada a metros de la plaza principal San Martín, pero sorpresivamente allí solo se encontró una puerta cerrada con una “i” grande pintada en la pared, se suponía que es la i de información. Allí, con sus historias y anécdotas encima, sentado ocasionalmente en un banco de la vereda, “Santera”, como lo conoce todo el pueblo, se transformó en el guía turístico.

Al día siguiente, en el feriado del 8 de diciembre, la imagen era la misma (foto). Las puertas seguían cerradas. Algunos lugareños decían que en realidad se trataba de la oficina de un operador privado y que la información oficial se brindaba en la comuna de la zona, que sólo abre en los horarios de la administración pública. Otra alternativa sin éxito.

Comentá la nota