Amadeo Carballo es optimista de cara a la audiencia pública sobre el caso Inpla

El titular de la firma local tiene la expectativa de que se encuentre una salida "favorable para nosotros y que deje convencida a la gente de que no existe contaminación en absoluto".
Además ratificó su postura de no trasladar la planta: "No está en el ánimo mío bajo ningún punto de vista reubicarme en otro lugar, esto lo saben bien tanto las autoridades como la gente que trabaja con nosotros".

El 19 de agosto se realizará la audiencia pública, paso de vital importancia para resolver la problemática que envuelve a la empresa Inpla S.A, fábrica local que solicita la habilitación definitiva para funcionar en su actual predio ubicado sobre la ruta Nº 188, zona catalogada actualmente como residencial. Un mes atrás, mientras en La Plata se realizaban reuniones con la presencia de legisladores y funcionarios municipales, frente a la fábrica representantes del sindicato del Plástico y los empleados de la planta se manifestaron bregando por una salida favorable a esta situación. Los encuentros en la Capital provincial fueron positivos y en el final del túnel se vislumbra una salida. Para conocer su parecer sobre la audiencia pública y las expectativas que le genera este momento del proceso, LA OPINION dialogó con Amadeo Carballo, titular de Inpla S.A, y dejó en claro su optimismo de que este conflicto se solucione, a la vez que invitó a los vecinos a acercarse a la fábrica y constatar cómo funciona la planta. "Tenemos la expectativa de que la salida sea favorable para nosotros y que deje convencida a la gente de que no existe contaminación en absoluto, tenemos todas las certificaciones para demostrar que está todo en regla", manifestó Carballo, que resumió con las siguientes palabras el proceso de transformación del plástico que se realiza en Inpla: "De un producto que viene en forma de grumo desde la petroquímica, aquí lo que hacemos es transformarlo con una variación de temperatura para lograr una tela para hacer bolsas de plástico".

Además aclaró: "Las temperaturas son para darle la forma, no es que fundimos o que hay un crisol. Esto no es comparable con una laminación, una curtiembre o un matadero, ni siquiera se tira una gota de agua afuera, si alguna máquina necesita refrigerarse lo hace por un circuito cerrado".

- ¿La audiencia pública sería el primer paso para lograr una salida favorable y conseguir la habilitación definitiva para la fábrica?

- Veo que se está trabajando, se está en el camino, esta audiencia es una parte de lo que están requiriendo las aprobaciones. Creo que es bueno que se expidan quienes tengan un interés en el tema. Desde el punto de vista de los inicios de esta situación, de cómo se generó, la contaminación no existe, lo que puedo decir es que si algún vecino tiene dudas lo invito a que venga y que se fije en qué condiciones opera el lugar, que no existe nada comprometedor. Nosotros pedimos la habilitación definitiva porque con algo precario no podemos proyectar nada a futuro ni tampoco dar una sustentabilidad en el tiempo a la gente que trabaja, tenemos obreros, empleados y profesionales, un mercado para abastecer, existe gente que vive de lo que nosotros hacemos, lo que no deja de ser un compromiso con la comunidad.

Esta situación no me desespera, confío en que la decisión que se tome sea la justa, la correcta y me pongo contento porque el camino que hemos recorrido y logrado es lo que justamente desde todos los ámbitos ya sean gubernamentales o de otras esferas se viene diciendo desde hace años que hay que ‘producir y producir´, nosotros lo hemos hecho logrando un buen nivel, de una forma correcta, respetando todas las legislaciones, sentimos que aportamos a la comunidad con el trabajo, como un estadista decía ‘el trabajo dignifica al hombre´ y para nosotros es un lingote de oro poder dar trabajo de la manera que lo hacemos.

- Tras las reuniones que se realizaron en La Plata pareciera haberse encontrado un camino que puede desembocar en la resolución del conflicto.

- Realmente es así, convocaron tanto a la empresa como a organismos municipales y quedó claro que hay que darle una definición que es lo que nosotros creemos, pretendemos y buscamos y espero que se llegue a un buen final y queden todos conformes porque dentro de nuestro desarrollo veníamos parquizando, construyendo un edificio nuevo para la administración acorde con el lugar para darle una relevancia porque sabemos que la planta está ubicada en una de las entradas y salidas de la ciudad y es el primer impacto que tiene el foráneo de Pergamino .

- Tiempo atrás usted manifestó que descartaba la posibilidad de trasladar la planta y que si no conseguía la habilitación definitiva cerraba la fábrica. ¿Hoy, sigue con la misma postura?

- Si, no está en el ánimo mío bajo ningún punto de vista reubicarme en otro lugar, esto lo saben bien tanto las autoridades como la gente que trabaja con nosotros. Y acerca del destino que pueda darle a esto no lo tengo pensado ni me detuve tampoco a hacerlo porque soy optimista. El tiempo dirá, bajo ningún tipo de vista me gustaría tomar esa decisión, porque hay gente que trabaja con nosotros hace más de 20 años, desde mis inicios, entonces existe más que una relación empresa-empleado, es una relación de afecto hasta con la familia, en Pergamino soy conocido porque nací, me crié y sigo viviendo acá, por eso me causaría pena y mucho dolor.

En la actual situación que está viviendo el país ojalá existieran más lugares como el nuestro que apunten a la producción y a una sustentabilidad económica mejor de la que hoy estamos teniendo. Mencionan el impacto visual y creo que sí sería un impacto perder en este lugar una fábrica. El impacto se está produciendo en mucha gente y más en estos días de frío, he tenido oportunidad de andar por algunos lugares de Pergamino donde sinceramente me da lástima, hay gente viviendo en condiciones infrahumanas, algo tenemos que hacer y ojalá cada habitante de este lugar asuma un compromiso distinto, que al menos ponga en práctica la capacidad de sustentar dos puestos de trabajo para tratar de mejorar la sociedad que tenemos. Es el compromiso que deberíamos tomar después de aprender a limpiarnos la nariz, el que tendríamos que tener todos.

- ¿Qué mensaje les envía a las personas que van a participar de la audiencia pública el 19 de agosto?

- Que lo de la contaminación está totalmente superado, porque no podríamos contaminar ni aquí, ni en el Parque Industrial, ni en la Luna, nosotros lo sabemos y estamos consustanciados con el medio ambiente, como también sobre todo lo que hace a la salud de quienes trabajan, porque aquí trabajan hasta mis hijos y sería ridículo que estén en contacto con la contaminación. Cuando hablan del impacto visual es una apreciación porque a mí también hay cosas que me producen impacto porque si uno ve por los medios cuántas cosas nos están causando impacto. Por otra parte debemos saber que nuestro país es muy joven y todavía es pobre frente al contexto mundial. Por ejemplo hace pocos días se cumplieron 40 años de la llegada del hombre a la Luna y nosotros todavía estamos con los piquetes y no podemos determinar siquiera el precio de una garrafa para que alguien pueda pasar una noche con una temperatura adecuada, entonces lo que tenemos que pensar es que de esta situación la única manera de salir es la de producir eficientemente y cuando se habla de distribución también hay que distribuir los esfuerzos, porque si no no vamos a ser competitivos. Tenemos que producir o sea plantar el arbolito para que las generaciones futuras puedan gozar de la sombra, porque si no vamos a estar siempre con estas peleas. En el caso nuestro con la incidencia actual que la crisis va teniendo también sentimos los efectos y también nos comprometemos a superarlos para poder hacer las cosas lo mejor posible, no cortemos los lugares donde podemos producir, asistámoslos, la realidad es que estamos en esta situación que deja mucho que desear y debemos superar con trabajo.

Comentá la nota