Por el alza del dólar, Mendoza cobra más plata por regalías.

Es porque el barril de crudo se cotiza en esta moneda. Cayó la producción local.
La gran paradoja de la recaudación de regalías provinciales provenientes del sector de los hidrocarburos es que, mientras la producción de petróleo cayó en el último bimestre alrededor de 5% y 7%, el cobro de fondos creció en el último trimestre, en promedio, 21%.

No fueron las nuevas inversiones, ni la generación de más puestos de trabajo como tampoco una mayor producción en volumen, sino que se debe a la depreciación del peso con respecto al dólar, el que pasó a valer $3,14 por cada dólar, en marzo de 2008, a $3,74, por estos días.

Las regalías son liquidadas a Mendoza por el Estado nacional en función del valor de la moneda estadounidense y de acuerdo con la producción extractiva de los yacimientos locales distribuidos en la provincia.

En términos fiscales, dicha recaudación creció casi tres veces más que el resto de los impuestos provinciales, en detrimento de que la explotación se redujera de tal forma que hay en la actualidad un 35% de los empleados parados que dependen de un acuerdo que tienen las petroleras a nivel nacional. Son 800 los trabajadores mendocinos que están en esta situación y en el país son 6.000.

El petróleo genera en Mendoza un ingreso anual tributario promedio de entre $600 y $700 millones. En los meses de enero, febrero y marzo, la recaudación fue de $63.292.524, $62.588.201 y $56.490.652, respectivamente.

La industria de hidrocarburos es una de las actividades que más aporta al Producto Bruto Geográfico provincial (PBG) y contribuye con 35% sobre el total.

La aportación de la industria produce 14,5%, al que hay que agregarle todos aquellos prestadores de servicios, las construcciones y la mano de obra agregados que producen más del doble que la acción extractiva pura.

A este panorama hay que analizar que las empresas compran sus insumos, como herramientas, repuestos y químicos a precio dólar, esto contribuye a la parálisis del sector como también la falta de inversiones en exploración y explotación de los yacimientos de la provincia.

Estas canteras son consideradas "maduras", esto significa que llevan varios años produciendo y que necesitan de renovadas inversiones para que sigan produciendo a un ritmo sostenido.

Mientras que en metros cúbicos, y en comparación con el año anterior, la producción fue en picada entre 5% y 7%, profundizándose en este contexto de crisis hasta alcanzar valores de dos dígitos. Durante el año 2008, la producción primaria medida en metros cúbicos fue en Mendoza de 676.224 en el primer bimestre, en tanto que la producción de 2009, fue de 638.276.

Según fuentes del Gobierno provincial y representantes gremiales esta cifra es aún mayor: estiman entre -12% y -20%.

A nivel nacional, la caída de la producción durante 2008 fue de -1,8% (36,6 millones de metros cúbicos) mientras que en 2007 fue de 37,3 millones de metros cúbicos y representó el séptimo año consecutivo en que la actividad se desmorona.

Las provincias de mayor producción, tales como, Río Negro, Neuquén y Chubut, durante el año pasado, mostraron una caída de -8%, -4,2% y -1,2%.

Mercado internacional

Lo cierto es que la crisis económica mundial afectó al mercado del petróleo tanto como a otros commodities. Aunque en la Argentina, de acuerdo a la Resolución 1/2008, el Estado nacional intervino el mercado de los hidrocarburos poniendo topes máximos y mínimos de precios para las empresas comercializadoras de petróleo.

La idea es que el país pueda autoabastecerse con su propia producción petrolífera y que se detengan la importación y exportación de crudo.

Los valores quedaron así: U$S 42 el precio del barril Escalante (petróleo de menor calidad) y U$S 47 el precio del crudo Medanito, que es el de mayor calidad.

Esta contención de precios en la plaza mundial, producto de una abstracción del mercado nacional, hizo que el valor de los combustibles no dependiera de los caprichos externos y esto equilibró el costo de las naftas locales.

Comentá la nota