El alza de los alimentos empuja la inflación e índices de pobreza

Desde las elecciones del 28 de junio, los precios de productos de mayor necesidad son los que más crecen. La tendencia se acelera y continúa el descalce de los pronósticos privados con los datos oficiales.
Giorgi. Ministra de un rubro que mejora.

Incluso para el cuestionado INDEC, en noviembre, la inflación se mantuvo en niveles mayores a los de la primera mitad del año. Con fuertes subas en los precios de alimentos, bebidas, indumentaria, atención médica y gastos para la salud, el índice de precios al consumidor creció 0,8% en noviembre, respecto de octubre. De todos modos, el alza reconocida por el ente estadístico fue menor a la que estimaron las consultoras privadas, que se ubicó entre 1,1 y 1,3 por ciento.

Luego de las elecciones del 28 de junio, los precios cambiaron de tendencia y empezaron a crecer a tasas más altas, de la mano del relajamiento de los controles y de la recuperación de la economía.

Según el INDEC, la inflación acumuló en el año un aumento de 6,7% y, con respecto al mismo mes del año anterior, la variación fue de 7,1%. Pero las estimaciones privadas pintan otro escenario, con subas anuales entre 14 y 15 por ciento.

Lejos del 0,8% que informó ayer el INDEC, el centro de investigación Buenos Aires City de la UBA, que conduce Graciela Bevacqua, quien dirigía al equipo que calculaba el IPC en el INDEC antes de la intervención de Moreno, informó una suba de precios de 1,3 por ciento. "En los últimos meses del año, la inflación muestra una persistencia en niveles elevados, arrojando tasas superiores al 1% mensual", dijo a Buenos Aires City y estimó que "las perspectivas para los próximos meses permiten prever un ritmo inflacionario de un orden similar".

Más allá de los "acuerdos" de precios, ahora descuidados, el Gobierno no intenta frenar la inflación. La expansión del gasto público superó a la del PBI nominal por 12 puntos porcentuales en promedio durante 2008-2009, según un informe de Economía & Regiones. Además, con la economía recuperándose y la fuga de divisas en reversión, el BCRA se ve obligado a inyectar pesos para mantener a flote el valor del dólar, lo que se traduce en presiones inflacionarias.

Entre los alimentos y bebidas, que, según el ente oficial, escalaron 1,1% en el mes, las subas más fuertes se dieron en lácteos, huevos, bebidas, verduras, azúcar y aceites. La indumentaria se encareció 1,1%, en parte por la llegada de la temporada de verano. Y, en Educación, la suba fue de 0,8%, por las cuotas de colegios y alzas de los precios de textos y útiles.

Pobres. El INDEC informó que una familia tipo necesitó en noviembre $ 1.056 para no caer en la pobreza, un alza de 1% frente al mes anterior. En tanto, para no ser indigente, un hogar debió reunir ingresos superiores a $ 469,77; en tanto, los precios mayoristas aumentaron 0,9% en noviembre y 8,8% desde enero.

Comentá la nota