Alvear baja el tono a la pelea con Jaque y reconoce que hay menos daños

De 18 mil hectáreas denunciadas en un principio, ahora se admite que son sólo 8 mil las que sufren la emergencia.
Tras la tormenta del 31 de diciembre, el municipio de General Alvear, al mando del justicialista Juan Carlos De Paolo, anunció que 18 mil hectáreas habían sido afectadas por el granizo y pidió al Gobierno provincial que buscara ayuda en la Nación para paliar la crisis de los productores locales.

Con un reto por haber hecho público el reclamo, el gobernador Celso Jaque le respondió esta semana a De Paolo y le pidió precisión en los números. Bajándole el tono a la disputa, desde la comuna revieron sus cálculos y le dirán mañana al Gobierno que son 8 mil las hectáreas productivas con necesidad de asistencia.

Fue la pelea política de la semana. Desde Casa de Gobierno dejaron trascender el enojo de Jaque con un intendente de su propio signo político. Un malestar con antecedentes: el Gobernador ya se había molestado con De Paolo por no haber contenido las movilizaciones populares contra la minería contaminante y por el rechazo masivo al convenio por el Río Atuel que había acordado el Ejecutivo provincial con la Presidenta el año pasado.

Pero esta vez el enfurecimiento oficial se materializó. El lunes pasado el Gobernador recibió sólo 5 minutos al intendente y el ministro de Producción, Tecnología e Innovación, Guillermo Migliozzi dijo que sólo 3 mil hectáreas productivas habían sido dañadas y echó así por tierra los números municipales.

En medio de esta discrepancia por las cifras, Migliozzi fue citado el jueves por Diputados para dar explicaciones sobre el accionar de los aviones antigranizo sobre la franja que va desde el distrito alvearense de San Pedro del Atuel, al sur de la ciudad, hasta Bowen, 20 kilómetros al este del centro, que fue la zona más devastada por la piedra.

Hagamos las paces

Pero el intendente decidió terminar la semana celebrando las paces con el Gobernador. Por eso, en diálogo con Los Andes, tres funcionarios de peso de Alvear, dieron a conocer un informe más optimista sobre las consecuencias de la tormentas que el que hicieron a 48 horas de que cayó el granizo y elogiaron el accionar del Ejecutivo provincial en la asistencia al departamento.

"Nosotros nos equivocamos en el cálculo de la zona afectada en un primer momento, porque tomamos el ancho de la tormenta. Luego del nuevo relevamiento que hemos hecho a pedido del Gobierno, podemos decir que hasta hoy (el sondeo termina a fines de esta semana) hay 8 mil hectáreas con necesidades de recibir agroquímicos", afirmó el secretario de Gobierno Mauricio Troyas, como si estuviera haciendo un mea culpa.

Mañana comienza un nuevo estudio técnico y social que hará el municipio para poder asistir a los afectados con programas provinciales y nacionales. "Necesitamos un relevamiento específico de todo el grupo familiar", explicó el secretario de Desarrollo Social y Salud, Gustavo Reinoso.

A pesar de que los números que maneja la comuna siguen siendo diferentes a los del Gobierno, desde el municipio tienen todas las esperanzas puestas en que esta semana encontrarán las ayuda requerida. "La predisposición del Gobierno es muy buena", repitió varias veces Troyas. "Ahora, queremos crear un fondo común de agroquímicos para la asistencia", continuó el secretario de Desarrollo Económico, Alejandro Gutiérrez.

Como si hicieran falta más muestras de que la comuna decidió reconciliarse con el Ejecutivo, los funcionarios ahora cuestionan el petitorio que hicieron los productores y del que De Paolo se hizo eco la semana pasada.

"Hay puntos que son muy difíciles de cumplir para el Gobierno. Los productores han pedido cuadruplicar el seguro agrícola y eso será muy complicado. También solicitaron al Ejecutivo que declarara al departamento como zona de desastre y eso lo tienen que hacer los legisladores nacionales", dijo Troyas.

Sus argumentos coinciden con la opinión que hace unos días expresó Migliozzi sobre el petitorio que había llegado a Casa de Gobierno en manos de De Paolo. El listado tiene 8 puntos y fue redactado hace más de una semana por una mesa donde participan productores en conjunto con distintas cámaras de Alvear.

Hay 60 % menos de cosechadores ocupados

El municipio también maneja otros números que son angustiantes. Como los galpones de empaque disminuyeron su actividad tras las tormentas y muchas fincas quedaron devastadas, aumentó la desocupación.

Según el relevamiento comunal, hay un 35% menos de mano de obra ocupada en galpones de empaque e industrias de Alvear de que lo que había antes de la tormenta. Estos datos surgen de 15 empresas encuestadas.

Como se perdió la producción en demasía, un 60% de cosechadores no tendrá trabajo en la zona de Bowen, que es el distrito que más sufrió la caída del granizo. Ya no hay ciruelas, ni duraznos ni vides.

¿Soluciones? Desde el municipio estiman que los cosechadores se trasladarán a otras zonas donde la piedra no haya dejado rastros. Para los empleados de la industria, la comuna ve con buenos ojos una iniciativa de Jaque que consiste en emplearlos para la construcción de 85 casas para un barrio que se hará en Bowen. Los desocupados de las empresas son unas 250 personas.

Comentá la nota