Álvaro Uribe le propuso una tregua a las FARC.

El presidente colombiano instó a la guerrilla a suspender sus acciones por tres o cuatro meses para posteriormente hablar sobre un acuerdo de paz entre las partes
"Estos bandidos deberían por lo menos decir al país: vamos a contribuir, vamos quedarnos tres o cuatro meses sin un acto de violencia para que haya condiciones para emprender un proceso de negociación", sostuvo el mandatario.

Las declaraciones fueron hechas por Uribe durante un acto público en la ciudad de Popayán, capital del departamento de Cauca (suroeste), donde en el último mes 28 personas murieron y 17 resultaron heridas por acciones cometidas en su mayoría por los rebeldes.

"Buscar la paz no significa ser permisivo con la violencia. Mire la relación que acaba de hacer el senador (oficialista José) Salazar, esa es la respuesta. ¿Quién en el mundo se va a sentar a negociar con unos tipos que están haciendo esto?", añadió.

Los rebeldes han planeado que primero se debe concretar un canje humanitario con el gobierno para posteriormente negociar un acuerdo de paz. Las FARC exigen el despeje militar de dos municipios del suroeste de país para hablar de intercambio humanitario, iniciativa rechazada por Uribe.

El pasado 28 de febrero, Álvaro Uribe descartó la posibilidad de entablar conversaciones con las FARC e insistió en que el país debe mantener su política de seguridad para terminar el conflicto armado.

"¿Qué diálogo puede haber con estos bandidos que se lucen poniendo explosivos en la vecindad de las escuelas, en el camino de los niños? El diálogo es con la democracia, el diálogo no es con terroristas", dijo Uribe en ese momento.

El gobernante se había mostrado partidario del diálogo con las FARC al reaccionar en febrero a la liberación de los políticos Alan Jara y Sigifredo López, así como de los tres militares y el policía que fueron entregados a la senadora Piedad Córdoba.

Comentá la nota