Álvaro Uribe se enfrenta a un potencial "Watergate"

El presidente de Colombia negó hoy haber ordenado al servicio secreto realizar espionaje a dirigentes opositores, magistrados y periodistas, incluso al ex presidente, César Gaviria.
El mandatario colombiano no sólo negó la responsabilidad en impartir las órdenes sino que se declaró víctima del episodio, al hacer referencia a las informaciones que indicaban que funcionarios del gobierno tenían sus teléfonos interceptados.

"A lo largo de los años, con gobierno o sin gobierno, jamás he dado ni una sola orden para que se vigile la vida privada de las personas. Soy un hombre leal, que juega limpio con sus opositores (…) Los que me conocen saben que yo no actúo de esta manera", dijo Uribe y aseguró que detrás de todo está "una banda mafiosa que le hace daño por igual a la democracia colombiana, a la libertad, al país y al propio gobierno".

La agencia Prensa Latina informó que para esta tarde está prevista una reunión de los 23 magistrados de la Corte Suprema de Justicia, para pronunciarse sobre el espionaje a varios de los más destacados miembros de ese cuerpo.

La revista Semana denunció el sábado anterior que el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) espió a los dirigentes Carlos Gaviria, Gustavo Petro y Piedad Córdoba, a por lo menos cinco magistrados de la Corte Suprema de Justicia y a varios periodistas y al ex presidente Gaviria, al ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, al director de la Policía, general Oscar Naranjo, y al precandidato presidencial del oficialismo Enrique Vargas.

El fiscal general, Mario Iguarán, ordenó ayer un registro de la sede central del DAS para revisar diversas oficinas y equipos de interceptación.

Iguarán calificó ayer el hecho de "supremamente grave" y reiteró que se ofrecerán beneficios a los funcionarios que digan quién ordenó el espionaje y qué uso se le dio a la información.

El actual director del DAS, Felipe Muñoz, dijo que en medio de las dificultades está estudiando una reestructuración del organismo, que en los últimos años ha estado envuelto en varios escándalos por la penetración de paramilitares y espionajes ilegales.

Por su parte, el ministro Santos comentó que la denuncia de la revista permite ver que dentro del DAS hay un grupo de "gente criminal", que representa un "lunar" en el funcionamiento del Estado.

La revelación de "Semana" produjo este domingo una primera consecuencia con la salida del DAS del subdirector de contrainteligencia, Jorge Lagos, aunque se aclaró que no hay acusaciones en su contra.

"Semana" reveló que el DAS no sólo estaba espiando sin orden judicial a políticos opositores, magistrados y periodistas, sino que algunos funcionarios estaban filtrando información secreta a narcotraficantes, paramilitares y guerrilleros.

Una fuente le dijo a la revista que miembros del DAS destruyeron materiales comprometedores entre el 19 y el 21 de enero pasado, poco después de que el gobierno anunciara la designación como nuevo director de Muñoz, quien asumió el cargo el 22 de ese mes.

Muñoz reemplazó como director del organismo a María del Pilar Hurtado, quien renunció en octubre pasado después de que el senador Petro dijera que era víctima de un espionaje.

Comentá la nota