Álvaro Ríos: “Nuestros clientes del gas se convirtieron en competencia”

Álvaro Ríos: “Nuestros clientes del gas se convirtieron en competencia”

El experto en Hidrocarburos de Bolivia Álvaro Ríos señala que Bolivia tiene que olvidarse del precio del gas indexado al del petróleo. Los contratos ya no son Estado con Estado.

Hace 20 años, cuando Bolivia firmó el contrato de venta de gas natural a Brasil, este iba a reemplazar al fuel oil en la generación de electricidad en las industrias de ese país. En el caso de Argentina, reemplazaba el petróleo que precisaba la industria. Hoy ambos países cuentan con gas y comenzaron a importarlo, incluso a un precio más bajo que el boliviano. De compradores pasaron a ser competencia.

A esto se suma que en el momento en que Bolivia firmó sus contratos de exportación con ambos países, el precio del gas natural estaba anexado al del petróleo. Hoy esa situación también cambió, igual que los actores, porque ya no son los Estados los que definen y firman los contratos, sino las empresas.

La muestra: empresas que operan en Argentina comenzaron a vender gas natural a Brasil a 5,65 dólares el millón de BTU, más barato que el que compra de Bolivia (seis dólares el BTU).

Álvaro Ríos, experto en hidrocarburos, afirma que en ese contexto, Bolivia, YPFB y el Ministerio de Hidrocarburos tienen que cambiar su lógica para actuar en las nuevas condiciones de mercado de sus únicos compradores de gas: Argentina y Brasil.

Argentina comenzó a vender gas a Brasil. El comprador de Bolivia se convirtió en competencia, ¿qué haría Bolivia ante esta situación?

“Lo primero, tenemos que olvidarnos de vender gas natural a un precio vinculado al del petróleo, como lo hicimos durante 20 años a Brasil y casi 10 a Argentina porque éste ya no reemplaza a derivados del petróleo. La competencia ahora es gas con gas: con el gas producido en el Presal de Brasil y en Vaca Muerta de Argentina, y con gas importado de ambos países a un precio más bajo”, sostiene Ríos.

“Para competir en ese mercado tenemos que olvidarnos de los contratos Estado a Estado. Los contratos, las transacciones se dan ahora entre privados, los Estados sólo facilitan acuerdos bilaterales. Bolivia, YPFB y el Ministerio de Hidrocarburos tienen que prepararse para vender gas natural a distribuidoras de gas a termoeléctricas y a los grandes usuarios de Argentina y Brasil”, continuó.

Coment� la nota