Álvarez y Pereyra, cada vez más lejos

La disputa por tener comunicación directa con la Rosada o con Olivos produce enfrentamientos. La rispidez entre ambos es indiscutible y ya no se preocupan por esconderla demasiado.
El distanciamiento es evidente, y a ninguno de los dos le agrada que le pregunten por su relación. Son estilos diferentes: uno trabaja para encolumnar a los intendentes detrás del gobierno y el otro prefiere cortarse sólo para llegar a la Rosada.

Se trata de Julio Pereyra, jefe comunal de Florencio Varela y titular de la Federación Argentina de Municipios (FAM) y Baldomero “Cacho” Álvarez, intendente de Avellaneda. Ambos ni siquiera cruzaron miradas durante el acto en que varios intendentes firmaron en Moreno convenios por asfaltos con la presidenta Cristina Kirchner. Al lado de ellos estaban Juan José Mussi (Berazategui), Darío Giustozzi (Almirante Brown) y Alberto Descalzo (Ituzaingó).

Es que hace mucho tiempo que ambos se pelean por comandar el sur del Conurbano. Pereyra le recrimina a Álvarez que “hace mucho lobby sólo” y “no comunica nada a los demás compañeros”. Claro, uno de los pocos que tenía llegada directa con Néstor Kirchner era el mandamás de Florencio Varela. Pero esa imagen pareció derrumbarse cuando su par de Avellaneda fue el único que acompañó a la Presidenta en su viaje a Nueva York en septiembre pasado.

Esto generó un gran disgusto para los jefes comunales de la Primera Sección y más de la Tercera. Ahora, Álvarez no es invitado por sus pares a los mitines partidarios. Lo que dicen “los nuevos del sur” (como los llaman a los intendentes que asumieron en 2007) es que “Cacho hace la suya y está bien porque al otro no se le puede decir ni mu, él sólo hablaba con Néstor”. Y uno de ellos, se preguntó en un evento en La Plata: "¿Cómo es, siempre tenés que escuchar lo que lleva y trae otro?"

En cambio, otro mandatario municipal que participó de la ronda deslizó con total naturalidad: “No se soportan, ¿y qué?”.

Comentá la nota