Alumni se reinventó a tiempo

Alumni se reinventó a tiempo
El equipo de Tortuguitas no fue tan vistoso como en otros partidos, pero insistió y se llevó el triunfo frente a Plaza.
Desde un punto de vista estadístico, el pasar de Alumni en este 2009 resulta muy fructífero. Porque no sólo hace casi cuatro meses que no conoce la derrota, sino que además su defensa es la menos vencida del campeonato (174 tantos en contra en 12 partidos). Su propuesta en la cancha es simple y efectiva, como sus cifras: tackle, presión y control de la pelota. En esas tres premisas reposan las aspiraciones de serio candidato al título y se cimenta la sólida estructura de su equipo. Sin embargo, la combinación de las tres virtudes de Alumni no siempre puede llevarse a cabo. En ese caso, el equipo es capaz de reinventarse sobre la marcha. Lo hizo ante Atlético del Rosario, al que venció por 34-18.

"Buscamos hacer un rugby más integral. La idea es no depender tanto de los forwards y complementarnos más", sostuvo Javier Caratti, emblema del aguerrido pack del elenco de Tortuguitas, vital para empezar a encaminar el triunfo frente al equipo rosarino en el partido que enfrentó a los dos escoltas del líder, Hindú. "Alumni crece a partir de su defensa; ésa es nuestra arma para atacar y hacer un juego más dinámico", coincidió Carlos Di Masi, la figura del encuentro.

Al equipo de Tortuguitas podría achacársele que aún no enfrentó a un adversario de peso (en la octava fecha visitará a Hindú), pero semanas atrás se tomó revancha de Pucará, uno de los dos equipos que lo vencieron en el año; y ayer tuvo enfrente a un conjunto rosarino que nunca se replegó y lo complicó en las formaciones. No obstante, Atlético se reiteró en inconductas y en errores de manejo, que ni la calidad elocuente de Rodríguez Gurruchaga (dos tries de enorme factura: el primero, acomodando la pelota con el pie tras un mal pase; el segundo, superando en velocidad a Martín Bottini) logró contrarrestar. A Plaza se le cortó una racha de tres victorias en serie.

Sobre la base de su determinación y convencimiento, Alumni edificó su cuarto éxito en el Top 14. Antes del minuto, vulneró el in-goal visitante. Además, optó por patear cada penal a favor a los palos. Así, Santiago González Iglesias mantuvo en ventaja a los suyos con su puntería (19 puntos). Y a esto le sumó la prestancia de sus delanteros, embanderados en la potencia de Acosta y en la seguridad de Mazzoni.

Alumni impuso dominio territorial, aunque recién consiguió plasmarlo en el marcador en los instantes finales gracias a su insistencia y a su entereza. Todavía no le alcanza para ser líder, pero la lección parece estar aprendida. Una lección que lo privó de ser semifinalista el año pasado luego de cinco temporadas consecutivas. Por ahora, los números acompañan. El volumen de juego, también.

* La desazón de Rodríguez Gurruchaga

Martín Rodríguez Gurruchaga fue la figura de los rosarinos: anotó todos los puntos de su equipo (dos tries, dos penales y una conversión) y es el goleador del certamen, con 171 puntos. Pero no pudo ocultar su frustración por la derrota: "Hicimos un muy buen partido y jugamos muy bien, pero cometimos muchos penales. La idea fue jugar en el campo de ellos y aprovechar el viento. En el primer tiempo nos salió y en el segundo nos equivocamos bastante. Es una derrota que duele", concluyó.

Comentá la nota