El alud en Termas de Reyes dejó importantes daños materiales y la sensación de que no se murió nadie de milagro

El alud que se precipitó el pasado martes en Termas de Reyes acaparó la atención de toda la provincia y traspasó las fronteras jujeñas, dejando la sensación de que sólo la fortuna hizo que el desastre material provocado no se cobrara la vida de ninguna persona.
Las autoridades provinciales remarcaron que no se reportó ningún desaparecido ni víctimas fatales. Fueron 97 los pacientes atendidos en los principales nosocomios de San Salvador de Jujuy. En el hospital Pablo Soria, el Jefe de Guardia, Dr. Marcos Rivas, indicó que solo 5 de los 46 heridos que ingresaron permanecen internados en observación. Una mujer se habría fracturado la cadera, aunque está en sala común y no vería comprometida su motricidad.

Además en el Hospital de Niños continúa una nena de dos años en terapia intensiva.

Estos datos sumados a las imágenes del lugar difundidas refuerzan la tesis de que si bien no se hizo presente la fatalidad en esta oportunidad, el fenómeno natural fue de gran magnitud. El propio ministro de Gobierno Pablo La Villa comentó que el arroyo, cuya desembocadura es el complejo de piletas termales de la localidad, traspasó unas defensas de río de más de tres metros. Al respecto, las voces oficiales hicieron hincapié en que la infraestructura de contención del río respondió de manera adecuada, aunque a la luz de los hechos no fue suficiente para contener el alud.

Además el perjuicio ocasionado a los visitantes de otras provincias no fue menor; hubo 15 autos que quedaron inutilizados por el avance del barro y las piedras. Parafraseando al Gobernador Walter Barrionuevo, seguramente no será el mejor recuerdo que se lleven de su paso por Jujuy.

El elocuente saldo en la guardia del Hospital Pablo Soria grafica la situación. "Ingresaron en total 46 pacientes atendidos en la guardia del Hospital Pablo Soria, todos adultos. El ingreso de los mismos fue a las 15.05 aproximadamente, y desde ese momento los empezamos a recibir, primero en forma abrupta. A esa hora llegaron 15 pacientes autoevaluados, no trasladados por el servicio de emergencia" indicó Marcos Rivas.

Asimismo sostuvo que "ningún paciente llegó en estado crítico, todos fueron politraumatismos leves y moderados, con fracturas, excoriaciones, hipotermia, pero ninguno requirió atención avanzada, llámese respirador o camas en terapia".

"Solo 5 permanecen internados en el hospital, tres en la guardia y dos en salas. Una de ellas tiene fractura de cadera, otra tiene un problema respiratorio pero ambas estables, en salas comunes. Los restantes continúan en observación. El resto paulatinamente fue dado de alta" concluyó.

Comentá la nota