Aluar no cumple las normas

Tras estudiar el caso y sus antecedentes, María Ruth Clausen y María Esther Barbeito, las dos peritos de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Cuyo que fueron designadas para trabajar en la investigación sobre presunta contaminación, advirtieron al juez federal Hugo Sastre que "en la actualidad no se realizan mediciones bajo métodos normados en Aluar".
Las profesionales llegaron a esta conclusión tras visitar la fábrica de aluminio de Puerto Madryn. Y en este sentido añadieron que "tanto las tomas de muestras de las emisiones de chimeneas, salas de electrólisis y de inmisiones, como así también los análisis de flúor que se desprenden de las mismas, no se realizan estrictamente bajo métodos normados de reconocimiento internacional".

Argumento

Aunque recién se conoce ahora, el informe fue elevado al Juzgado Federal de Rawson en mayo de 2007. Y es uno de los argumentos más fuertes que posee la Unión Cívica Radical para la discusión del tema en la Legislatura chubutense. La propia Universidad involucrada explicó que "se trata de un caso sumamente complejo y específico que amerita ser tratado con profesionalidad. Por esta razón fue necesario que los peritos designados por el juez dedicaran mucho tiempo de estudio a la planificación de las metas y la evaluación de su costo".

Otra parte de las conclusiones preliminares de las profesionales tras visitar la zona es que "no es posible basarse en los datos existentes para establecer la magnitud de lo contaminado por Aluar en el pasado". Tal dato surgió tras la visita a la planta y de "los dos estudios de impacto ambiental realizados por la empresa".

"Tanto las tomas de muestras de las emisiones de las chimeneas, salas de electrólisis y de inmisiones, como los análisis de flúor que se desprenden de las mismas, no fueron realizados estrictamente bajo métodos normados de eficacia demostrada internacionalmente", insiste el documento. Por eso "sólo se podría inferir que todos los resultados emitidos por la empresa en sus estudios de impacto fueron dados por defecto, ya que nunca se evaluó el flúor particulado emitido y tampoco se consideró la emisión de los gases perfluorocarbonos (PFCs)".

Sin datos de fiar

El material también indica: "Queda manifiesta la necesidad de realizar otras mediciones para alcanzar el objetivo de la pericia, al demostrarse que los resultados con que se cuenta hasta el momento no dan lugar a un análisis certero de datos, por no existir datos incuestionables, ya que ninguno de ellos ha sido obtenido bajo métodos normados de reconocimiento internacional". A esta altura, vista la repetición del argumento, parece quedar claro que los controles no garantizan que la planta madrynense no contamine, por no haber sido efectuados -según las profesionales- bajo estándares internacionales.

El punto 10 del informe aclara que para conocer la situación ambiental actual, "es necesario en relación al nivel de emisión de flúor a la atmósfera desde la planta Aluar, efectuar todas las mediciones por métodos normados internacionalmente en las inmisiones y emisiones provenientes de todas las fuentes de emisión de fluoruros de la planta". Esto incluye 5 ductos de salida de la planta de tratamiento de humos de las salas de electrólisis, de la cocción de ánodos, de la planta de semielaborados y de los techos.

A la hora de medir, el informe describe que para estudiar lo que sale de las chimeneas será necesario tres muestreos de cada una durante un mes. También se instalará en la dirección de los vientos predominantes una estación fija de monitoreo ambiental. Además es condición para la pericia que "se realicen las mediciones durante todo el año para que los valores que se determinen de inmisión sean incuestionables, ya que es mandatario realizar las determinaciones estrictamente bajo métodos normados internacionalmente".

A full

Mientras dure la pericia judicial, la fábrica deberá operar en condiciones de "plena capacidad" y la empresa estará obligada a suministrar toda la información que se solicite necesaria para el procedimiento. Y una vez realizadas las instalaciones, los profesionales deberán verificar si las mismas "se ajustan adecuadamente a las normas, de modo que las mismas garanticen una correcta operación durante el muestreo". También se auditarán una vez al mes durante un año todas las estaciones fijas de monitoreo ambiental instaladas actualmente por Aluar.

¿Cuál sería el resultado de la pericia, en términos técnicos? Se obtendría de modo irrefutable el valor de emisión total de flúor medido por tonelada de aluminio producido durante el período de emisión. También se conocería "la distribución de la concentración del mismo en las zonas de influencia de la planta de Aluar".

En base a estos datos, las profesionales "emitirán opinión sobre la emisión de los gases de efecto invernadero PFC´s de la planta de Aluar, basada en bibliografía internacional proveniente de fuentes incuestionables, por considerar que de los estudios surge a toda luz que este no es un tema menor".

La tercera conclusión: "Efectuar la comparación de los resultados obtenidos con los estándares de la legislación vigente y de otras legislaciones de primeros países y con los valores guía de la Organización Mundial de la Salud. Y emitir la opinión personal". O sea, que la Justicia Federal sepa de una vez por todas si la fábrica de aluminio contamina el aire que respiran los vecinos chubutenses.

Comentá la nota