Aluar: la ANSeS dio marcha atrás y no le aportará capital

Los accionistas contaban con esos fondos. El dinero es para ampliar la planta.
Cuando planearon inyectar dinero, o capitalizar a la empresa, los dueños de Aluar contaban con que la Anses iba a contribuir con una parte.

El organismo heredó de las AFJP un 11% de participación en la productora de aluminio. Y Javier Madanes Quintanilla confió que mantendrían ese porcentaje.

Por lo visto no fue así y los dueños de Aluar tuvieron que incrementar sus propias cuotas. De acuerdo a fuentes cercanas a la empresa, la ampliación de fondos por US$ 310 millones se hizo para evitar tomar nueva deuda en un momento en que Aluar estaba ampliando la planta con la mirada puesta en duplicar su producción.

Pero en el proceso los sorprendió la crisis internacional. La empresa perdió 136 millones de pesos en el segundo trimestre porque no solo se derrumbó el precio del aluminio. También, se le cayeron las ventas. En enero, febrero y parte del último marzo, Aluar estuvo casi sin despachos al exterior en un escenario donde el comercio global se redujo 17%.

Y en cuanto al aluminio de la calidad que elabora Aluar, la cotización que había llegado a tocar 3.000 dólares la tonelada en junio de 2008, se contrajo a 1.800 en la actualidad.

Si la ANsES quisiese mantener su parte en Aluar debería desembolsar unos 34 millones de dólares. Su negativa, aclaran, no es exclusiva para esta firma. En el organismo señalaron que no harán aportes a ninguna compañía. Esa política es todo un indicio acerca del destino de los excedentes del ANsES, que maneja la plata de los jubilados: ya no irán a las empresas, sino a ayudar al Tesoro a pagar vencimientos. Eso sí, al licuarse la participación, la Anses se queda sin la posibilidad, al menos en el caso de Aluar, de designar a un director.

En cuanto a Aluar, al final se emitieron 425 millones de acciones a US$ 0,73 cada una, lo que suma los mencionados US$ 310 millones. Y en lo que es una novedad en estos tiempos, los accionistas privados desembolsaron de su propio bolsillo US$ 279 millones para adquirir 382.015.000 millones de acciones, una cantidad que representa 2% más que lo que les correspondía. De esta manera, absorbieron lo que el ANsES no suscribió. Quedan en la Bolsa para próximos interesados 42.995.228 de acciones.

Según un analista que no le pierde pisada a Aluar, la capitalización no solo les sirve para financiar el proceso de inversión, sino para mejorar el perfil de la deuda.

Hacia delante, Aluar ya no gozará de las dulces cotizaciones del aluminio, aunque si la economía mundial comienza a salir del pozo, que el precio de largo plazo para el aluminio podría rozar US$ 2.200 la tonelada, bastante más que ahora.

Por cierto, la ampliación de la planta tuvo varias etapas y llevará la producción a 530.000 toneladas anuales, el doble de lo que se obtenía apenas dos años atrás.

Comentá la nota