Los altos costos de la ciudad afectan la obra pública con financiación nacional.

Los altos costos de la ciudad afectan la obra pública con financiación nacional.
Las ofertas de las empresas en respuesta a las licitaciones de obra superaron en un 50% el presupuesto oficial destinado a la aplicación de un programa de incidencia directa en la calidad de vida de 3.400 familias. El municipio busca la revisión de los costos admitidos por la Secretaría Nacional de la Vivienda, organismo de aplicación del programa.
Las diferencias presupuestarias implícitas en una ciudad de altos costos dificultan la implementación de programas de financiación nacional en la ciudad de Comodoro Rivadavia.

Tal es el caso del Programa Mejor Vivir (Promevi), mediante el que la Secretaría Nacional de la Vivienda remite fondos destinados al mejoramiento de casas de sectores de bajos recursos económicos presupuestando las obras en base a un sistema de zonificación, por lo que tal programa que se puede llevar adelante sin inconvenientes en localidades como Trelew o Puerto Madryn, pero queda trunco en Comodoro en cuanto atraviesan el proceso de licitación.

En palabras del secretario municipal de Gestión Territorial y Desarrollo Urbanístico, Ricardo Trovant, el inconveniente aparejado por los costos locales superiores al resto de la región repercutió en que de las cinco licitaciones enmarcadas en este programa que se abrieron desde el IPV, algunas se han declarado desiertas y otras no se han logrado adjudicar porque las ofertas que presentaron las empresas locales superan ampliamente el presupuesto oficial.

“En principio es un fenómeno que tenemos en la mayoría de las obras públicas que se dan en Comodoro Rivadavia: los costos elevados respecto a los presupuestos oficiales, y esto tiene que ver con el costo adicional vinculado a los precios de la región que hace que las ofertas de las empresas en general estén bastante por encima de los presupuestos”, explicó el funcionario.

En la ciudad, el Promevi involucra a más de 3.400 familias y la primera etapa de licitaciones que se toma como referencia abarca a 270 grupos por un monto global de 9,5 millones de pesos, sobre las que el funcionario puntualizó que las ofertas recibidas han superado en un promedio del 55% a los presupuestos oficiales llegando a una oferta general de más de 14 millones de pesos.

REVISION DE COSTOS

Con respecto a las obras para el programa, Trovant explicó que son de ejecución complicada por tratarse de intervenciones en viviendas, en lotes privados donde se hace mejoramiento sanitario, conexión de cloacas, provisión de agua, construcción de baños y cocinas, y que requieren también de una logística más costosa que influye en el precio local, asimilable a los de Caleta Olivia, que por estar incluida en otra región de base para la liquidación de fondos del organismo nacional recibe un margen financiero que supera al local en un 40%.

Justamente esa diferencia presupuestaria es la que se pretende subsanar desde el municipio para poder llevar a cabo un programa nacional que nunca llegó a implementarse en Comodoro bajo tal esquema de precios, recrudecido desde 2007.

En relación a ello y a las licitaciones efectuadas, el secretario señaló que se trabaja con el IPV para ver de qué forma se pueden rever esas licitaciones y volver a ponerlas en marcha, mientras que por otro lado ya se han efectuado presentaciones al organismo nacional de injerencia solicitando la revisión de los costos por unidad que propone la Secretaría en base a la delimitación regional.

“Los costos que acepta la Secretaría para Santa Cruz son superiores, si nosotros pudiéramos tener esa misma mirada que la Secretaría tiene con Santa Cruz, sería mucho más fácil poder ejecutar sin inconvenientes estos proyectos que son realmente muy importantes para el mejoramiento de la calidad de vida de las familias” resumió Trovant.

Finalmente, el funcionario resaltó que se trabajó para que las empresas tengan una mirada más exacta de los proyectos a ejecutar porque el municipio tiene real necesidad de desarrollar estas obras públicas que “tienen que ver no solamente con mejorar la infraestructura y servicios de la zona, sino también, y más en este momento, con el mantenimiento de los puestos de trabajo de la construcción”.

Comentá la nota