Es alto el riesgo de urbanización de la fiebre amarilla en Alta Gracia

Es el barrio donde murieron dos varones, uno con confirmación oficial y el otro con todos los síntomas de la enfermedad. Se monitorea la aparición de casos febriles
Los primeros días de desarrollo de la enfermedad, incluso antes de los síntomas, son de alto riesgo de contagio. Por eso, toda la zona del barrio Alta Gracia de Posadas, donde vivían los dos varones que fallecieron en los últimos días, uno de ellos con confirmación oficial de fiebre amarilla y el otro con todos los síntomas, es de alto riesgo de contagio.

“El riesgo está y está prevenido”, aseguró la directora de Atención Primaria de la Salud de la Municipalidad de Posadas, Thelma Róttoli. Es que el período de incubación de la enfermedad es corto, no mayor de una semana y recién en los próximos diez días se podrá saber si hay un brote urbano en Posadas.

El ciclo de urbanización de la enfermedad -es decir cuando el virus ingresa a una ciudad y comienza a ser transmitido por el Aedes Aegyptis, un mosquito urbano - no es un proceso sencillo porque normalmente, la persona que contrae la enfermedad en la zona selvática por el tipo de tareas que desarrolla (obraje maderero, agricultura) permanece fuera del área urbana en el período de contagio.

Pero no es el caso de Posadas. Ya que el joven que falleció viajaba diariamente a Fachinal a buscar madera. El riesgo de que se haya iniciado circulación viral en Posadas y que pronto aparezcan casos urbanos es altísima. Por eso, todo el barrio está desde el lunes bajo el monitoreo, según confirmó Róttoli.

“Se dio el alerta en los centros de salud y los familiares están advertidos”, confirmó Róttoli. Se estima que recién en diez días, si no aparecen casos sospechosos febriles, se tendrá certeza que la enfermedad no se urbanizó.

“Se da la alarma casa por casa. Pregunto si están vacunados, se inmuniza a los que aún no recibieron la vacuna y se avisa respecto a la enfermedad”, indicó Róttoli.

La médica indicó que la aparición de la fiebre es el principal síntomas ante el que hay que estar alertas. “El muchacho que falleció se contagió en Fachinal. Pero se empieza a contagiar dos o tres días antes de los primeros síntomas y hasta dos o tres días después que empieza el período crítico de la enfermedad”, explicó Róttoli. Afortunadamente, los familiares estaban vacunados.

Más de 30 monos muertos

Si bien en los últimos días no se han reportado nuevos casos de monos muertos en el Centro de Recría El Puma, se estima que son más de 30 los animales que murieron de fiebre amarilla en el Sur provincial, según informó el veterinario Miguel Rinas.

“Siempre los animales que se reportan son una pequeña porción de los muertos, así que los muertos deben ser muchos más”, estimó. Los puntos en los que se confirmó que los animales murieron de fiebre amarilla son Azara, Colonia Taranco cerca de Cerro Azul y Santa Inés.

Mientras tanto, ayer había versiones de la aparición de animales muertos en la zona de Colonia Liebig, Corrientes. Sin embargo, según el médico Juan Antonio Pascual, director de Programas del Ministerio de Salud Pública de Corrientes, hasta ayer se trabajaba en la zona denunciada pero no habían encontrado los cadáveres.

De todas formas, Pascual admitió que “es de esperar que la semana que viene, o el mes que viene tengamos monos muertos en Corrientes”. “El virus está circulando y es de esperar que tengamos monos muertos”, remarcó el médico.

Por eso, en forma preventiva, se mantienen los operativos de vacunación en toda la costa de los ríos Uruguay y Paraná, con el objetivo de alcanzar índices de vacunación del 100 por ciento.

“Principalmente hay que bajar el peligro de urbanización. Hay que trabajar para eliminar el Aedes Aegyptis. La fiebre amarilla selvática nos preocupa, pero la mayor preocupación es que se meta dentro de alguna de las ciudades”, advirtió Pascual.

El médico indicó que no hay casos urbanos desde 1965. “Sería catastrófico”, advirtió, y para evitarlos recordó que las principales acciones son vacunarse y evitar los lugares de acumulación de agua limpia que puedan servir de criaderos para los mosquitos.

Alarma en Apóstoles

Tras la aparición de un mono carayá muerto en proximidades del Camping Municipal Arroyo Chimiray, a nueve kilómetros de la localidad de Apóstoles, el municipio, a través de su Departamento de Bromatología comenzó los trabajos preventivos.

Gustavo Carballo, encargado del Departamento de Bromatología, informó que vecinos del Camping Municipal notificaron la muerte de monos en su propiedad. “Por eso personal del Departamento se acercó y pudo constatar la presencia de un mono con sintomatología de muerte reciente, se recolectó el animal y posteriormente enviado a Salud Pública de la Provincia para realizar los estudios necesarios para conocer si murio de fiebre amarilla”, explicó Carballo. Hasta el momento no se cuenta con información que confirme el resultado de los estudios.

La zona donde fue hallado el animal se encuentra aproximadamente a 1500 metros antes del Camping Municipal, en una propiedad con abundante arboleda. Este es el cuarto ejemplar que muere en la zona, los anteriores fueron encontrados por los propietarios del lugar y enterrados. El departamento de Bromatología viene trabajando desde hace tiempo en campañas de concientización y descacharrización en distintos barrios de la localidad, para prevenir los posibles focos de infección tanto para fiebre amarilla como dengue.

En tanto Carmen Josefa Kruk, jefa del Área Programática 3 de Salud Pública, declaró que “se continúa realizando en forma intensiva la campaña de vacunación antiamarílica por toda la periferia y en la zona céntrica”. Las promotoras de salud recorren los domicilios, pero advirtió que “si por algún motivo alguna persona no fue visitada que se acerque al hospital o al Caps más cercano a su domicilio y se vacune, que es a partir de los 9 meses y sin límite de edad”. La misma profesional insistió en pedir a la población la colaboración en la eliminación de posibles criaderos del mosquito.

Nadie pide los certificados

POSADAS. La explosión de fiebre amarilla en plenas fiestas de fin de año abrieron otro frente de riesgo: la permanencia en Misiones de gran cantidad de misioneros que residen en otras provincias y que, a pesar de las insistentes informaciones a nivel nacional de vacunarse para venir a la provincia, no se han inmunizado. Nadie solicitó ni solicita en el ingreso a la provincia la presentación de certificado de vacunación.

Con la muerte de dos varones, uno con confirmación oficial de fiebre amarilla y el otro sin confirmación pero con todos los síntomas, es altísimo el riesgo de urbanización de la enfermedad. La presencia de paso por Misiones de personas sin inmunizarse que no residen en la provincia significa un riesgo altísimo, tanto para la salud de esas personas como de expansión de la enfermedad. Por estos días, muchos de estos visitantes están regresando a los principales centros urbanos del país, como Buenos Aires, Córdoba o Rosario. Si contrajeron la enfermedad en Posadas o alguna de las localidades del sur misionero con circulación viral, llevaría el virus a esas localidades. Los niveles de infestación del Aedes Aegyptis son muy elevados en las distintas localidades del país.

Según trascendió, sólo el 60 por ciento de la población está inmunizada.

Tras la confirmación del primer caso fatal de fiebre amarilla en Posadas, desde Salud Pública anunciaron que se estudia un mecanismo legal para hacer obligatoria la vacuna contra la fiebre amarilla, de manera de exigirse el certificado para trámites oficiales.

El Ministerio de Salud de la Nación dispuso instalar nuevos puestos de vacunación contra la fiebre amarilla en Buenos Aires, para quienes viajen por tierra al norte de Corrientes, Misiones, Paraguay y el nordeste brasileño.

“Los que viajen a Corrientes, Misiones, Paraguay y Brasil deben vacunarse, en lo posible, diez días antes del traslado”, reiteró ayer el subsecretario de Política, Fiscalización y Regulación de ese ministerio, Ignacio Vélez.

Pero a pesar del alerta, después nadie controla que la vacunación se cumpla. El médico precisó que las zonas más afectadas son las localidades correntinas de Itatí, Ituzaingó y Santo Tomé; toda la provincia de Misiones, Paraguay el nordeste de Brasil.

Medidas de prevención

* La vacunación es necesaria a partir del año y hasta los 60 años, y opcional para el grupo de 9 a 12 meses y mayores de 60, de acuerdo con el riesgo de exposición.

* Está contraindicada para inmunodeprimidos, uso de drogas imunosupresoras, inmunoterapia y radioterapia, historia de reacción relacionada al huevo y sus derivados, embarazadas.

* Evitar tener recipientes que contengan agua estancada dentro y fuera de la casa. Remover el agua de canaletas, renovar la de floreros, peceras y bebederos de animales al menos cada tres días.

* Tapar recipientes utilizados para almacenar agua (tanques, barriles o toneles).

* Protegerse de la picadura de mosquitos con espirales, pastillas y repelentes. Colocar mosquiteros o telas metálicas en aberturas.

Comentá la nota