El alto precio de la soja vuelve atractivo al oro como inversión

Según el joyero Jorge Brignone, el metal es buscado como reserva de valor, porque es lo más seguro. El aumento en el precio generó que el consumidor final busque productos de menor calidad
El precio del oro viene dando que hablar en los últimos tiempos. Su valor fue creciendo y despertó la curiosidad por un mercado que en realidad es bastante poco conocido. Porque más allá del típico regalo para fiestas familiares, el oro es el metal usado como resguardo de valor por antonomasia a lo largo de la historia de la humanidad. Y para indagar sobre el impacto que esta situación tuvo en el mercado local, PUNTAL VILLA MARIA dialogó con Jorge Brignone, joyero local con una amplia trayectoria en el medio.

En primer lugar, Brignone explicó que "nosotros nos guiamos por la onza troy, que históricamente maneja Inglaterra. La inestabilidad económica que han tenido los mercados mundiales se refleja en el oro; el petróleo va para arriba y el oro lo sigue. Los mercados se han ido al oro porque es lo más estable. A las propiedades algún factor meteorológico puede destruirlas; en cambio el oro no se pasa de moda, no se pudre; sólo hay que esperarlo. Es lento pero seguro".

El comerciante agregó que "con las últimas informaciones que tenemos, que siempre nos llegan tarde, en este momento está en aproximadamente 685 dólares la onza; pero de acuerdo a lo que conocemos a través de la cámara y revistas especializadas va a llegar a 730".

-¿Hay gente en la ciudad que busca el oro como inversión?

-Como la soja sigue en aumento hay gente que ya no sabe a dónde poner la plata. Yo he tenido ofertas de gente que quiere comprar oro, invertir en oro porque es lo más seguro. Lo ponen abajo del agua, en cemento, y de acá los años que quieran lo sacan y está igual. Pero también pasa que la desconfianza es terrible porque en otras épocas hubo gente que se volcó al oro y después de los años la persona se encuentra que cuando necesita utilizar la inversión le han vendido otra cosa.

-¿Cómo se protege de eso?

-Tiene que ir a alguien confiable o a algunas agencias, como las que hay en Córdoba, que tienen un nombre y están en el mercado desde hace más de 50 años; una agencia que le va a vender un lingote que tiene el sello de la República Argentina o del laboratorio que se hace responsable. El laboratorio te garantiza el 100% del oro 24, que es el oro puro. Después de ahí se baja al oro 22, 20 o el 18. Después llega el de 14 quilates, que nosotros no lo manejamos, que es de menor calidad; eso es cartón pintado, no sirve.

-¿Es una buena inversión el oro?

-El oro es inversión a largo plazo; cada 10 años aproximadamente se produce un salto, se dispara, eso se dio a lo largo de la historia. La gente está buscando invertir para lograr mejores dividendos; hay quienes buscan la mercadería nueva, que tiene hechura, creyendo que eso puede respaldarle el día de mañana. Pero para inversión tiene que ser oro 24.

-¿En Villa María se pueden adquirir lingotes?

No. El que lo hace en forma particular puede pedir que le traigan de Buenos Aires. Yo no estoy en ese mercado porque hemos sido robados 29 veces en nuestras vidas y a los 54 años no quiero arriesgarme, ni salir del negocio viendo si alguien me sigue. Ya les hemos donado a los cacos más de un kilo y medio de oro a lo largo de los años. Hay que pensar que un gramo de oro 24 hoy está saliendo 78 pesos.

-¿Se sintió el impacto del precio en las personas que compran un producto de oro para regalar?

-Sí, se han inclinado al mal llamado plata - oro, que es un cartón pintado. Se denomina dublé, que es una lámina de oro que va adosada arriba con soldadura en la pieza, que es para recubrir o adornar parte de la pieza. Pero eso a los dos o tres años de uso se va.

-¿Qué diferencia de precio puede haber entre un anillo de 18 ó 24 quilates y otro de oro dublé?

-Un anillo está saliendo en promedio unos 35 dólares; al otro se lo puede comprar por la mitad de precio. Pero eso es para tirarlo de acá a tres o cuatro años; es un chispazo comercial, la alternativa después del 3 a 1. Antes, una alianza media para que dure toda la vida estaba costando un sueldo de un empleado de comercio; hoy está en uno y medio, un 50% más.

Los números cambiaron

"Y el mercado también está muy cambiante. Para graficar la cuestión de precios, yo hace un mes y medio atrás tuve una diferencia en el día en una compra de oro 24 de 2.300 pesos. Es impresionante la diferencia. Arranqué a U$S 21,60 y terminé prácticamente con el gramo un 30% arriba al cierre de jornada. Los presupuestos son muy cambiantes. Cuando uno habla de una pieza esto por ahí no influye mucho en el valor final, pero en volumen sí. Nosotros estamos comprando para dos locales y hay veces que hacemos una cooperativa. A mí los colegas me tienen confianza, entonces a veces hacemos una especie de cooperativa entre cinco o seis y podemos lograr otro precio. Personalmente hace años que estoy bregando para que hagamos una cooperativa así, entre amigos.

-¿Qué es lo que más demanda la gente?

La plata y el dublé. Para el consumo final. Yo también tengo clientela que busca algo de más calidad; por eso traigo ese tipo de mercadería.

-¿Y el enchapado?

-Eso ha quedado atrás. El oro nunca se dejará de vender, ni en las épocas malas ni en las buenas, porque es lo que va a quedar. Hay gente que lo mira con futuro, pensando que el día de mañana lo puede necesitar. Yo conozco familias a las que el oro les ha salvado la vida; en muchos casos si tienen el dinero se lo gastan o invierten en otra cosa que pierde su valor. En el oro lo único que se pierde es la mano de obra. Y se vende en cualquier parte del mundo, con una cotización puede variar en centavos.

¿La suba de precios elevó la venta de alhajas a los comercios?

No, porque casi no hay. La gente que tenía oro para venderlo, en su momento ya lo vendió. La gente que ahora tiene oro lo cuida como reserva; el que vende es porque tiene una sucesión familiar o algo por el estilo. Se da en esas cuestiones más puntuales.

Comentá la nota