Alto grado de ausentismo en el reinicio de las clases

Según admitió el Gobierno, el 40 por ciento de los chicos faltó a las escuelas, mientras que los gremios advirtieron que el ausentismo se ubicó entre el 50 y el 80 por ciento
Finalmente, el temor de los padres por la epidemia de gripe A fue más fuerte que la decisión del Gobierno de volver a clases una semana antes que casi todo el resto del país, a excepción de La Rioja.

El reinicio del ciclo lectivo en Tucumán, tras el receso de invierno, se produjo ayer con un alto grado de ausentismo, que, según admitió el Gobierno rondó el 40 por ciento, aunque los gremios aseguran que faltaron a la escuela entre el 50 y el 80 por ciento de los chicos, sobre todo en la ciudad Capital.

Es oportuno recordar que ayer se reincorporaron los alumnos del nivel primario y de jardín de infantes, en tanto que los estudiantes secundarios lo harán recién mañana, debido a que desde ayer y hasta hoy las actividades se limitarán a la toma de exámenes previos.

En declaraciones a EL SIGLO, la ministra de Educación, Silvia Rojkés de Temkin, reconoció que "el promedio de ausentismo de los alumnos fue de aproximadamente un 40 por ciento, en mayor proporción en la Capital que en el Interior". La ministra atribuyó esa situación a que "seguramente hay muchos chicos con afecciones respiratorias y resfríos, propios de esta época del año, por lo que sus padres optaron por no enviarlos a la escuela". No obstante, admitió que "también hay que reconocer que hubo cierto temor de los padres por el tema de la gripe A".

Frente a esto, según opinó Rojkés de Temkin, "el Gobierno no puede hacer más que pedirles que de a poco vayamos dejando de lado esos temores, porque el virus está presente y no se irá en una semana, en un mes ni quizás tampoco en un año. Tendremos que acostumbrarnos a convivir con esta situación y tratar de volver de a poco a hacer una vida normal", agregó.

Prevención

Por otro lado, la Ministra insistió en que "se están tomando todas las precauciones necesarias para evitar contagios, a través del plan de contingencia dispuesto por los profesionales médicos, con la colaboración de los docentes y padres, para controlar que no haya chicos ni maestros enfermos en las escuelas". En el mismo sentido, ponderó la necesidad de que "quienes presenten síntomas gripales, en el caso de los docentes, no vayan a trabajar, y en el caso de los chicos, que sus padres los lleven urgente al médico para recibir el tratamiento y no los manden a la escuela".

"No fue un capricho mío"

Por su parte, el gobernador José Alperovich defendió ayer su decisión de que imponer el regreso a las aulas, a pesar de las críticas de los gremios y padres. "No es un capricho mío que hoy vuelvan las clases y en una semana va a cambiar la situación", sostuvo el titular del Poder Ejecutivo, quien opinó que "la gripe A va a seguir este lunes y el lunes que viene. No hay una diferencia entre volver una semana antes o una semana después", subrayó.

Además, afirmó que "la mayoría de las provincias está empezando las clases el miércoles, o sea que (volver a las aulas) entre el lunes y el miércoles no hay mucha diferencia", agregó.

En alusión al rechazo que produjo la medida entre los gremios docentes y padres de alumnos tucumanos, Alperovich dijo que "cada uno tiene derecho a criticar", aunque insistió: "Más importante que eso es lo que estoy diciendo yo, que la gripe no cambia de este lunes al otro, esto sigue igual".

Según el Gobernador, esta situación "va a cambiar en la medida que cada padre y cada uno de nosotros asuma la responsabilidad de cómo actuar para no contagiar en caso de que tengamos gripe".

Sobre este último punto, dijo que el Gobierno "está trabajando" para evitar contagios e hizo hincapié en que "lo importante es que cada persona que tenga fiebre dentro de las primeras 48 horas de presentados los síntomas pueda tomar el Tamiflú que lo estamos dando en forma gratuita. Ningún enfermo de los que están graves había tomado Tamiflú antes, o sea que es clave que puedan tomar el remedio dentro de las primeras 48 horas de que empiezan a tener síntomas", subrayó.

Críticas gremiales

El secretario adjunto de ATEP, David Toledo, aseguró que "en promedio, el nivel de ausentismo en las escuelas primarias y jardines de infantes fue superior al 50 por ciento, sobre todo el la Capital".

En declaraciones a este diario, el dirigente informó que "también se notó que faltaron al trabajo muchos docentes, por estar enfermos y también por temor al contagio".

Según el sindicalista, "esto demuestra que cuando el Frente Gremial Docente (que también integran APEM (medios) y AMET (técnicos) planteaba la necesidad de suspender el reinicio de las actividades por una semana tenía razón y no era una postura antojadiza. Esperamos que esto le haga comprender al Gobierno que se equivocó al adotar la decisión inconsulta y unilateral de volver a las aulas cuando no estaban dadas las condiciones", acotó.

Por último, Toledo aseguró que "los elementos que supuestamente se iban a enviar a las escuelas para poner en práctica el plan de contingencia para evitar contagios, como barbijos y alcohol, llegaron tarde a la mayoría de las escuelas y a otras ni siquiera llegaron".

A su turno, el titular de la Unión de Docentes Tucumanos (UDT), Carlos Arnedo, sostuvo que un sondeo realizado ayer en toda la provincia por esa entidad sindical, "demostró que el grado de ausentismo rondó entre el 80 y el 90 por ciento en la mayoría de las escuelas, tanto por la mañana como en el turno tarde. Es mentira que faltó sólo el 40 por ciento del alumnado, como dice el Gobierno", disparó.

Arnedo consideró que "este alto nivel de ausentismo confirmó que la conciencia y responsabilidad de los padres el ganó a la política irracional e irresponsable del PE de reiniciar las clases en medio de la epidemia de gripe A".

El gremialista dijo, además, que "no se pudo cumplir con el manual de contingencia escolar que dispuso el Ejecutivo porque faltaron los elementos necesarios. Además, en muchas escuelas los baños no estaban en condiciones, había cerca de un 25 por ciento de establecimientos sin agua", añadió.

En tanto, la secretaria general de SADOP, Teresa de Ramayo, sostuvo que en los colegios privados "en promedio, hubo un ausentismo superior al 50 por ciento, con mayor número de niños ausentes en los jardines de infantes y, en menor medida, en la primaria".

La sindicalista consideró que "este alto grado de ausentismo demuestra que hay muchos chicos enfermos y también que los padres tienen miedo a que sus hijos se contagien que decidieron no mandarlos a la escuela. La sociedad está demostrando mayor responsabilidad que el Gobierno, que decidió iniciar las clases de manera insensata y sin que estén dadas las condiciones sanitarias ni operativas para retornar a las aulas", subrayó.

Comentá la nota