Alto Costo de las cuotas para acceder a las mismas

Las cuotas serán de entre 600 y 700 pesos, por beneficiario. El ingreso por unidad familiar deberá ser de 3500 pesos para poder inscribirse. El terreno, la instalación de servicios y el asfalto debería estar a cargo de la Comuna...
El Instituto de la Vivienda de la provincia de Buenos Aires que preside el arquitecto Carlos Pisoni tiene el marco económico y arquitectónico de lo que será el Plan Federal II. Como se sabe en nuestra ciudad fueron 178 las viviendas destinadas para su construcción. Las mismas se edificaran por lo menos en tres predios. Trascendidos indican que dos estarán ubicados aledaños al boulevard 50.

El Plan Federal I se construyó en 17 y 58 con 286 casas donde los beneficiarios deben pagar 150 pesos mensuales de cuota.

En el Plan Federal II se cambia radicalmente el nivel económico de los beneficiarios. La cuota estará entre los seiscientos y setecientos pesos y se exigiría un ingreso del grupo familiar de 3500 pesos.

Conociendo los sueldos de empleados municipales, sector comercial y sector industrial un selecto grupo de personas tendrán acceso a las viviendas.

Los terrenos y los servicios, juntamente con el asfalto debería correr por cuenta del municipio- aunque no se sabe a ciencia cierta si finalmente esto será así-

Una fuente indicó que cuando se explicó por parte del Instituto de la Vivienda estas condiciones estaba el intendente, Ricardo Casi y se supo que en ese momento no estaba de acuerdo con los valores de las casas y el dinero que la Municipalidad de Colón debía disponer.

En Colón será mínimo el nivel de familias que podrán acceder al Plan Federal II.

Se sabe que habrá comunas que llamaran primero a los posibles inscriptos para luego poder determinar si cubre el cupo dado por el Gobierno Nacional.

En la provincia de Buenos Aires hay un grave problema habitacional estimado en aproximadamente un millón de viviendas. La problemática es compleja: hay cientos de viviendas de planes del Estado nacional que están demoradas en su ejecución y entrega; personas que por las exigencias de los bancos se ven imposibilitadas de acceder a un prestamos para comprar la vivienda propia, alquileres por la nubes y cientos de desempleados o subocu- pados que se apropian de terrenos o viviendas de particulares porque no tienen donde ir.

No se conocen cifras oficiales en la provincia, sobre la usurpación de terrenos y viviendas, pero las constantes denuncias en los municipios bonaerenses, indican que es una tendencia que se acrecienta no sólo en el Co- nurbano sino también en el interior. La usurpación de terrenos y casas también aumento en Colón.

Según datos del Instituto provincial de la Vivienda- en base al censo 2001- el 33 por ciento de las viviendas de la Provincia de Buenos Aires se encuentra en condiciones deficitarias; sobre casi cuatro millones de hogares que existen en la Provincia, aproximadamente un millón trescientos mil tienen problemas de infraestructura y 300 mil son consideradas irrecuperables. Pero además, un grupo de 610 mil viviendas también carece de los servicios mínimos para habitar en condiciones dignas, por caso, no tienen instalaciones sanitarias.

El 65 por ciento del problema, se distribuye entre el conurbano y grandes ciudades del interior como Bahía Blanca y Mar del Plata y el resto está en el interior.

En el grupo habitacional considerado como irrecuperable, se cuentan las casillas, los ranchos y ex locales comerciales que son utilizados como viviendas. Allí también se vislumbra el problema del hacinamiento, y así lo revela una encuesta del ministerio de Desarrollo Social de 1997: en la mitad de las viviendas no recuperables sus habitantes viven en condiciones de hacinamiento, esto es, más de dos personas por cuarto.

Comentá la nota