Alto Comedero declarado en Emergencia urbana y sanitaria

Dada la cantidad de habitantes y la carencia de infraestructura básica “que haga habitable el gran asentamiento poblacional de Alto Comedero”, la municipalidad de San Salvador de Jujuy declaró en Emergencia Urbana y Sanitaria a ese sector de la ciudad.
La medida tuvo en cuenta las múltiples y urgentes necesidades del asentamiento poblacional de Alto Comedero, derivadas de las falencias con que fueron construidos los diferentes programas habitacionales del sector. “Teniendo en cuenta la cantidad de habitantes, se puede decir que un tercio de la población de San Salvador de Jujuy enfrenta graves problemas por la falta de infraestructura básica, que permita lograr el objetivo de hacer más habitable este gran asentamiento poblacional”, expresaron autoridades de la comuna. Entre las consideraciones analizadas para esta declaración, destaca que la mayoría de las calles no cuentan con pavimento, “lo que significa que los vecinos que viven en las principales arterias donde circulan las unidades de transporte, tanto público como alternativo de pasajeros, se ven seriamente afectados por la gran cantidad de polvo que se esparce en el ambiente, lo que trae aparejados problemas de salud, a lo que debe sumarse la permanente incomodidad de encontrarse las viviendas prácticamente cubiertas de polvo, tornando casi imposible una vida normal”, indicaron.

Desde el municipio precisaron que con el objetivo de mitigar esta situación, se aportaron tres tanques regadores que resultaron insuficientes para solucionar el problema debido a la cantidad de arterias a cubrir. “La solución alternativa a este problema sería la de enripiar las principales calles por donde circulan todas las líneas de colectivos. Se trata de más de 26 kilómetros de recorrido para cubrir, para los cuales se necesitarían 15 mil metros cúbicos de ripio cuyo costo asciende a la suma de $ 400.000 pesos, lo que aportaría solo una solución transitoria, dadas las características del terreno”, precisaron. A los efectos de cumplir con esta tarea, la comuna cuenta solamente con cinco camiones, una grilla y una pala cargadora, equipo con el cual llevaría más de seis meses cubrir toda la superficie necesaria, por lo que al finalizar, las primeras cuadras se encontrarían nuevamente en las actuales condiciones.

OTROS INCONVENIENTES

Aseguraron que a este problema debe sumarse la falta de veredas, cordón cuneta, badenes, alcantarillas, pasarelas peatonales, puentes y una salida en condiciones por Ruta 66. Todo esto torna caótica la situación general que deben atravesar los habitantes del sector, tanto para el diario vivir, como para trasladarse al centro de la ciudad, “lo que para los vecinos del sector que limita con el barrio San José de la ciudad de Palpalá, significa toda una travesía de más de una hora y veinte minutos”, expresaron.

Otro de los argumentos expuestos por la comuna para declarar la emergencia del lugar expone que ante el inicio de la temporada de lluvias, se torna impostergable llevar a cabo la obra de desagües pluviales y recuerda que año tras año, “el sector en cuestión se inunda como consecuencia de las precipitaciones, con lo que gran parte de la población sufre la falta de transporte, sin poder transitar tampoco en vehículos particulares, lo que se ve agravado por el hecho de que la red cloacal se satura y rebalsa inundando las casas al convertirse las calles en caudalosos ríos debido al gran desnivel existente”.

Para el municipio, todo lo descrito “trae aparejado la proliferación de insectos, roedores y todo tipo de alimañas, incluyendo las víboras, con lo que aparece en escena el grave riesgo sanitario para la población”.

A esto debe sumarse que como consecuencia de este problema de inundaciones, además del transporte de pasajeros, se ve afectada a la prestación de servicios esenciales como la recolección de residuos, lo que significa otro grave problema para los habitantes de esos barrios dada la magnitud de tal servicio, si se tiene en cuenta que se recogen 36 toneladas de residuos en forma diaria”, señala el informe difundido por la comuna local.

Vecinalistas expusieron inquietudes

Integrantes del Consejo Vecinal de San salvador de Jujuy se reunieron con el Intendente de San Salvador de Jujuy, Raúl Jorge, para tratar temas relacionados con los diferentes problemas que afectan a la ciudad y establecer una agenda de trabajo conjunto para la ejecución de obras. Al encuentro asistieron alrededor de 30 dirigentes vecinales, encabezados por el presidente de la comisión administrativa del Consejo Vecinal, Antonio Alejo.

Refiriéndose a esta primera reunión con los nuevos integrantes del Consejo Vecinal, el intendente Jorge expresó su agrado por la presencia de “un vecinalismo vigoroso con ganas de trabajar, alejado de toda situación que no sea objetiva con los problemas de los barrios, que entiende que la municipalidad sola no puede reconstruir esta ciudad, que sencillamente somos un elemento que sirve para vincular, para realizar una discusión seria sobre cada uno de los problemas de la ciudad”, dijo.

Opinó que el Consejo Vecinal “es una organización plena y democrática” y afirmó que el municipio está “atento con muchas expectativas en esta organización”.

Destacó que el consejo está conformado “por dirigentes de experiencia, que saben gestionar, es decir vivir en una ciudad más digna, una ciudad mejor estructurada y que tenga que ver con una actitud constructiva, no solo para dar a conocer los problemas, sino también posibilitar soluciones” y exhortó a los vecinos de la ciudad a que “se acerque al municipio y confíen en aquellas organizaciones vecinales de su barrio”, en tanto que a aquellos que residen en sectores que no tengan referentes barriales los invitó a trabajar con ese objetivo “convocando a elecciones y trabajando en el vecinalismo que en algún momento fue muy fuerte en nuestra ciudad”.

LA VISION VECINALISTA

Por su parte, el presidente del Consejo Vecinal, Antonio Alejo, manifestó su conformidad por la reunión y al brindar detalles de la misma indicó que “básicamente queríamos tener conocimiento sobre el plan de obras y servicios públicos que tiene el municipio, para tratar de establecer una agenda junto al intendente con el propósito de que estas obras sean constantes, que podamos hacer una evaluación bimestral o mensual junto al intendente y una agenda más nutrida con los funcionarios que tienen mucha más injerencia con la vida cotidiana de los vecinos”, puntualizó.Confirmó que se estableció una nueva fecha de reunión para mediados de febrero próximo, “esto nos dará tiempo para replantear algunos temas, ya que estamos en proceso de reorganización del consejo vecinal”, indicó.Destacó que el Consejo Vecinal quiere favorecer la participación más directa de los vecino, “queremos sacar el Consejo Vecinal a los diferentes barrios y de esa manera vamos a tener mucho más para aportar y hablar con el ejecutivo municipal. La idea central es que más que venir a pedir, venir a aportar ideas y trabajos para mejorar la calidad de vida de los vecinos”, explicó.

Comentá la nota