Alto acatamiento en el paro médico

"Si el sistema de salud se mantiene es gracias a los trabajadores, no por un plan del gobierno", dijo Roberto Travaini, psiquiatra del hospital Lucio Molas que ayer adhirió al paro de profesionales.
Roberto Travaini es desde el lunes pasado el único médico psiquiatra que quedó en el Departamento de Salud Mental del hospital Lucio Molas, cuya área de influencia es de 150 mil habitantes, con 13 mil consultas anuales y con 360 egresos. El otro profesional, Carlos Muñoz, no renovó el contrato.

"En septiembre del año pasado le planteé a la directora del hospital y al subsecretario Ordóñez cuál era la situación de Salud Mental y que debían tomarse decisiones para revertir su deterioro; dimos las soluciones pero no recibimos ninguna respuesta. De hecho hoy estoy trabajando sólo, acompañado por psicólogos y demás gente del equipo", le dijo a Radio Noticias

-¿Este paro hará reflexionar a las autoridades provinciales?

-Hemos realizado una serie de pasos progresivos en el planteo y forma de reclamos. Los jefes de Departamentos, Divisiones y Servicios lo han hecho por la vía que corresponde. Creemos que el gobernador está en completo conocimiento de lo que está sucediendo en Salud Pública. Hemos llegado a este estado de deterioro de la salud pública y el menor contratiempo hace templar todo el edificio.

-¿Usted dice que las autoridades intencionalmente deprecian la salud pública para beneficiar al sector privado?

-No sé si es intención, sí puedo hablar de lo que percibimos.

-El subsecretario Ordóñez califica con un 8 ó un 9 a la salud pública pampeana.

-Eso sería mérito de los trabajadores del área de salud, no por un plan del gobierno. Pero le digo más, una de las partes importantes de tratamiento en Salud Mental hace a la rehabilitación y teníamos en funcionamiento 13 talleres, de los que sólo funciona uno. Se cayó el pago a los talleristas. El mensaje constante es que el trabajo de uno no vale nada.

-¿Cuánto gana usted por mes?

-Cuatro mil pesos de bolsillo, más las 15 guardias pasivas que tengo que hacer y que se me pagan en negro.

-Se lo preguntamos como psiquiatra, ¿qué diagnóstico hace de las autoridades provinciales y su forma de llevar adelante el sistema de salud?

-Un aspecto esencial en nuestra práctica es que el diagnóstico y el tratamiento deben ser en un solo movimiento; detección y abordaje para que guarden una ética deben ser simultáneos. Estamos hablando de problemas que hacen a la salud de la población. José Martí decía que en América conocer es resolver. (El médico sanitarista) Ramón Carrillo, dijo en 1951 que "no es posible que exista políticas sanitarias sin políticas sociales", y esta es una deuda pendiente aún hoy".

-¿Y usted, hasta cuándo piensa seguir?

-Estoy siguiendo. Estamos siguiendo todos, tanto desde la mucama como el jefe del departamento. Todos estamos sosteniendo la salud pública. Yo llegué a esta provincia en 1987 y el espíritu, el nivel científico que había en este hospital, y venía de una residencia en Psiquiatría, me dejó estupefacto por lo elevado del nivel científico y de medicina que se realizaba en este hospital. Por eso asisto con gran pena, con gran dolor, al deterioro impresionante que se está produciendo en la salud pública y particularmente en el Lucio Molas.

Ordóñez admite "emigración" de médicos al sector privado

El paro de ayer de los profesionales de los hospitales provinciales se cumplió en medio del plazo de 15 días que el gobernador les pidió para analizar sus reivindicaciones, sobre todo la salarial.

"El reclamo salarial está condicionando el funcionamiento de los servicios y cuando planteamos una serie de temas a desarrollar, los trabajadores fueron bien claros: si no se habla de lo salarial no se podrá avanzar en otros aspectos", expresó el subsecretario de Salud, Luis Ordóñez, en alusión al conflicto entre profesionales-trabajadores de la salud y el gobierno provincial.

El funcionario, que había calificado con 8 puntos, sobre un total de 10, al sistema provincial de salud, bajó a "6 ó 7" la puntuación en materia de salarios. "Si se quiere comparar el sueldo de un profesional del Molas con profesionales en el servicio privado, hay diferencias, por eso creo que estamos teniendo una emigración, una tentación desde lo privado a los médicos que hace que el estado no pueda competir".

En cuanto a la calidad de los servicios, dijo que "si hacemos un análisis objetivo de los 80 establecimientos que tenemos en la provincia, más allá de algunos servicios resentidos por falta de recurso humano, el resto tiene una funcionalidad que si se compara con el nivel privado tiene, o le doy, un puntaje de 8".

Ordóñez dijo que "estos servicios se dan dentro de la provincia, a 300 mil habitantes, y una asistencia que prácticamente abarca a todos los servicios que pueden requerir los pampeanos y para los que no existen tendrán una derivación para resolver la cuestión sanitaria".

Remarcó que el principal problema radica en que "es difícil conseguir especialistas; tenemos un cirujano pediátrico y conseguir uno en el país es difícil porque se forman dos o tres por años. Los anestesistas que se están formando recién se volcarán al sistema el año que viene; se forman pocos especialistas, porque sólo el 15 por ciento de los jóvenes que se reciben hacen especialidades. Y a esto se añade lo de los sueldos poco atractivos, sobre todo por el "full time" que es como se ingresa a esta administración.

-La brecha entre el diagnóstico de los profesionales y trabajadores de la salud y el que hacen ustedes, los funcionarios, es abismal. Los trabajadores afirman que hay una política sistemática para desguasar el hospital público.

-Eso lo dicen, pero lo último que el Ministerio (de Bienestar Social) y la Subsecretaría (de Salud) quieren es el desguace del estado. El estado es quien sostiene la salud pública y estamos tratando de buscar en un contexto de crisis el sostenimiento del sistema de la mejor manera posible. Sostenemos la salud pública de toda la provincia y estamos llevando equipamiento, mejoras, en todos los lugares.

Precisiones por el hospital de Macachín

El subsecretario Ordóñez negó que se hayan inaugurado obras en el hospital de Macachín que hoy no tienen utilidad. "Al asumir Cristina Regazzoli (como ministra de Bienestar Social) se dijo que se realizarían las etapas que pudieran concluirse y así ponerse en funcionamiento. Primero se hace la etapa de obra pública y si está la posibilidad, se realiza la de recurso humano".

"La de Macachín es una obra para llevar al hospital al Nivel 4 y se hizo la primera etapa de mejoras, ampliación y modificación del "show-room" y los consultorios que están funcionando; puede haber algún traslado de un consultorio a otro, pero lo que se inauguró está funcionando o va a funcionar después que termine el traslado".

El funcionario agregó: "lo que no se terminó es la etapa de los quirófanos y Tocoginecología, y ahí sí se le va a dar Nivel 4 por organigrama".

Otra medida de fueza para hoy

La falta de respuesta desde el gobierno a los reclamos salariales y laborales fue el motivo por el cual los profesionales del hospital Lucio Molas y los trabajadores del nosocomio dispusieron ayer en asamblea sumarse a la medida de fuerza fijada para hoy por la Asociación Trabajadores del Estado.

De hecho, será la continuidad del paro realizado ayer y que tuvo dispar adhesión entre los empleados del sector en los hospitales provinciales. El impacto más evidente de la protesta tuvo como epicentro el Lucio Molas, también en el Centro Sanitario, Hospital Evita y Postas, y buena repercusión en los establecimientos sanitarios de General Pico, Victorica, General Acha, Guatraché y Toay.

La medida de fuerza de hoy convocada por ATE es por 24 horas, con movilización hacia la Casa de Gobierno, y responde a la demanda de recomposición salarial no satisfecha con el último aumento del 6 por ciento decretado por el Ejecutivo Provincial.

Comentá la nota