Alto acatamiento al paro docente que continúa hoy

Desde los sindicatos aseguraron que la medida de fuerza fue alta y pidieron que "se escuche el reclamo". El ministro Tedesco se mostró preocupado por la medida.

Con alto acatamiento se cumplió ayer la primera jornada de paro de los docentes nucleados en el Frente Gremial bonaerense, que se repetirá hoy. La medida alcanzó una adhesión cercana al 80% en toda la Provincia y en Mar del Plata los gremios dicen que llegó al 90%.

Por su parte, el gobernador Daniel Scioli, les volvió a pedir ayer a los docentes que "mientras seguimos discutiendo" la cuestión salarial, "los chicos estén en las aulas".

Scioli insistió en "hay que buscar un equilibrio entre lo ideal y lo posible" y afirmó que "la masa salarial que hemos puesto a disposición, casi mil millones de pesos, que ellos la apliquen según sus criterios", porque es de lo que dispone (ver aparte).

Scioli pidió a los docentes, "con todo respeto, esfuerzo, comprensión, que podamos seguir con normalidad las clases", pero afirmó que los recursos disponibles para el aumento salarial son los que ya ofreció.

En el marco del paro, que implicó el cuarto día sin clases desde el inicio del año escolar en el distrito para FEB y el tercero para Suteba, los sindicalistas docentes reclamaron al gobernador que "recorra las escuelas para ver el estado" en que se encuentran y "no haga pagar a los maestros los efectos de la crisis" ni "tire cifras mentirosas sobre los sueldos docentes".

El titular del Suteba, Roberto Baradel, quien encabezó el acto de protesta de los estatales frente a la Casa de la Provincia de Buenos Aires en Capital, destacó el "acatamiento total" al paro.

Baradel dijo que los funcionarios "como ya no saben qué hacer, no pueden explicar por qué no dan respuesta a un reclamo absolutamente justo, tiraron a la prensa números distorsionados que pretenden enfrentarnos con la comunidad".

Scioli, junto a los titulares de Educación, Mario Oporto, de Economía, Rafael Perelmiter, y de Trabajo, Oscar Cuartagno, difundieron el martes la propuesta de llevar el sueldo mínimo de 1.450 pesos a 1.620 pesos, con una masa salarial de 980 millones, y elevar el sueldo inicial a 1.800 pesos para el maestro con 10 años de antigüedad.

"Intentaron apretarnos diciendo que nos van a descontar los días de huelga. Hoy, esta es la respuesta, paro total en la provincia de Buenos Aires", enfatizó Baradel.

El dirigente reclamó a Scioli que "escuche bien lo que le estamos diciendo, no vamos a resignar tantos años de lucha, queremos un aumento para la carrera docente y que se respete a los docentes de mayor antigüedad, no queremos sumas en negro".

Baradel también se refirió a "la crisis financiera que generó el sistema capitalista y los grandes grupos económicos" y advirtió al gobierno que "no vamos a permitir que la haga pagar a los trabajadores".

El ministro de Educación nacional, Juan Carlos Tedesco, admitió ayer sentir "preocupación" por los conflictos docentes en las provincias de Buenos Aires y Río Negro, y pidió que se utilice "el diálogo como vía de solución".

El jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, defendió los números propuestos a los gremios, advirtió que "más sería una irresponsabilidad" y sostuvo que la huelga "no es la forma de protestar".

La presidenta de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, invitó al gobierno provincial a recorrer las escuelas "para que sientan el malestar que existe en la docencia y tomen nota de las condiciones en las que están dando clases los maestros y profesores".

"Las autoridades suponen que estas medidas de fuerza son un capricho gremial", dijo Petrocini.

El titular de UDA bonaerense, Alfredo Conde, cuestionó el "achatamiento" de la escala salarial por el aumento.

"El sueldo inicial de una maestra de grado sin antigüedad pasa a ser de 1.620 pesos, que implica un aumento de bolsillo de 170 pesos, y el sueldo inicial de una con 10 años de antigüedad recibe un incremento de 186 pesos, tanto si se desempeña en la ciudad como si lo hace en zona rural o de isla".

El secretario general de la CGT, Hugo Moyano, se sumó a la polémica y expresó su respaldo a la gestión del gobernador bonaerense, ya que, según sostuvo, en el marco del conflicto "está haciendo un gran esfuerzo", aunque reconoció que "también" lo hacen los maestros.

Comentá la nota