Con alto acatamiento los docentes marplatenses cumplieron ayer el paro

El paro nacional docente que se concretó ayer tuvo amplia repercusión en Mar del Plata. os titulares de los gremios realizaron una conferencia para apoyar la medida. En General Pueyrredon la medida de fuerza tuvo un acatamiento del 90% en las escuelas públicas y de un 70% en las privadas. Los docentes municipales también se sumaron.
Los docentes de General Pueyrredon cumplieron ayer con alto acatamiento el paro nacional convocado por gremios de la educación en respaldo a los maestros porteños, quienes denunciaron represión por parte de la Policía Federal cuando intentaban armar una carpa en avenida de Mayo el lunes.

Los educadores del Frente Gremial Docente Bonaerense que nuclea a Suteba, Sadop, FEB y Amet, más el apoyo de ATE y de los municipales, realizaron ayer una medida de fuerza que, a pesar del escaso tiempo de convocatoria, tuvo un alto acatamiento. Según estimaciones locales, en las escuelas públicas el acatamiento alcanzó al 90%, mientras que en las privadas llegó al 70%.

El paro fue convocado por los sindicatos de docentes el lunes, horas después de que tres educadores resultaron heridos cuando las fuerzas de seguridad les impidieron con el uso de la fuerza armar una tienda frente a la sede del Ejecutivo porteño.

La huelga, que se lleva a cabo en repudio a lo que los gremios educativos definieron como una "brutal represión policial", afecta a la mayoría de los 9,4 millones de alumnos de escuelas públicas y privadas de todo el país.

Durante la mañana de ayer, José Luis Fernández del Sadop; Raúl Calamante del Suteba; Nancy Izurieta de la Agrupación Docente Municipales, Darío Ledesma de ATE y representantes de AMET; realizaron una conferencia de prensa para repudiar lo sucedido en Capital y apoyar la medida. "Después de los hechos ocurridos ayer en los que vimos claramente la actitud represiva a los compañeros frente a la gobernación de la Ciudad, coincidimos en que son límites que no pueden ser traspasados y recordamos lo que sucedió en Neuquén bajo el gobierno de Sobisch. En este sentido vemos que Macri se siente tentado a dar señales de mano dura ante sectores de la sociedad argentina que ven bien este tipo de actitud", explicó Calamante a LA CAPITAL.

El titular del Suteba local aseguró que "la sociedad y los trabajadores estamos dispuestos a que los conflictos sociales se resuelvan en el marco de una sociedad democrática". y recordó que en la Provincia de Buenos Aires "hemos tenido otros conflictos pero no llegamos a una situación de violencia".

Asimismo rescató "la rápida respuesta por parte de la sociedad que acompañó y de los docentes que se sumaron a la protesta".

Al respecto añadió: "Somos conscientes de que no era sencillo, pero estamos raídos de reflejo y convencido que los conflictos se tienen que resolver en el lugar indicado".

Por su parte el titular del Sadop local dijo: "No vamos a tolerar que la respuesta inmediata a todo reclamo de los trabajadores sea la violencia constante. Es intolerable que en el marco de una sociedad democrática, exista siempre un notorio nivel de violencia ante cada reclamo de los docentes que, cuando no se manifiesta en tácticas de desprestigio hacia nuestra profesión, apela directamente a la violencia física".

Al respecto Fernández acotó: "un Gobierno que amenaza a los docentes, que recurre a la violencia, que descalifica nuestra tarea, está atacando directamente a la educación pública".

Respuesta

El Gobierno de Buenos Aires advirtió que las autoridades nacionales ponen trabas a la financiación del presupuesto educativo local, además que acusan a los sindicatos de "generar los incidentes para llamar a un paro nacional".

"Estoy pidiendo una audiencia con el ministro de Educación de la Nación (Juan Carlos Tedesco) que no se me concedió. No le voy a pedir dinero, pero sí a expresar mi preocupación porque hoy el problema es del país entero", indicó el ministro de Educación de Buenos Aires, Mariano Narodowski.

Por su parte, Tedesco dijo que la capital argentina "está lejos de una emergencia educativa y no necesita ayuda financiera de la nación".

Señaló, asimismo, que para destrabar el conflicto los mecanismos "son el diálogo y la negociación".

Un juez autorizó ayer a los sindicatos de maestros a montar frente a la sede del municipio de Buenos Aires la carpa que el lunes había sido motivo de refriegas entre policías y manifestantes, que cumplirán allí una "vigilia" hasta el próximo viernes.

Los educadores de la capital argentina llevan a cabo estas protestas en el marco de un plan de lucha que también incluye una nueva huelga por 48 horas prevista para la semana próxima en reclamo de un aumento salarial del 20 por ciento.

Movilización

Los 17 sindicatos docentes porteños, junto con representantes de gremios de otras provincias, la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), centros de estudiantes y agrupaciones políticas, realizaron ayer un acto para dar inicio a "las cien horas de vigilia" frente a la Jefatura de Gobierno, avenida de Mayo y Bolívar.

El acto se concretó al lado de la carpa, eje de los graves enfrentamientos ocurridos ayer entre los sindicalistas y la Policía, que pretendió impedir su instalación, tras una denuncia del gobierno porteño a la fiscalía contravencional.

No obstante, el juez Norberto Gallardo hizo lugar a un recurso de amparo presentado por la diputada porteña Gabriela Alegre y autorizó la instalación de la carpa en la vereda de la Jefatura de Gobierno, algo que las autoridades pretendían trasladar a la Plaza de Mayo.

Los manifestantes durante la tarde de ayer y, para facilitar la circulación de peatones, trasladaron la carpa a la vereda del Cabildo, situado enfrente de la Jefatura de Gobierno.

La primera jornada de las cien horas de vigilia se cumplió en el marco del paro nacional docente dispuesto por la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) en repudio a la represión policial sufrida, en la que al menos seis docentes resultaron heridos.

A esta medida se adhirió la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) y el gremio de ATE, mientras que también realizaron medidas de fuerza los docentes de escuela privadas, los de enseñanza técnica y la Unión de Docentes Argentinos (UDA).

El acto se desarrolló bajo una intensa lluvia y los manifestantes cortaron en forma total la avenida de Mayo con pancartas en las que se leían consignas contrarias al gobierno de Mauricio Macri.

"Repudiamos la represión por parte de Macri y le recordamos que el conflicto no es sólo por el salario, sino por la defensa de la educación pública", dijo Francisco Nenna, titular de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE).

El dirigente señaló que "la carpa estará las 100 horas como estaba previsto" y aseguró que "si el Jefe de Gobierno no ordenaba reprimir nos hubiésemos ahorrado el problema de hoy (por ayer)".

Comentá la nota