Alrededor de 4.600 jubilados se vacunaron contra la gripe en el Partido de Pergamino

Juan Manuel Dédola, jefe de la Agencia local de la obra social confirmó que la cifra es récord y evaluó positivamente el dispositivo de aplicación de las dosis a través de las farmacias, a pesar de las resistencias iniciales al cambio del sistema.

Juan Manuel Dédola, jefe de la Agencia Pergamino de Pami, confirmó a LA OPINION que hasta el momento algo más de 4.600 jubilados y pensionados se vacunaron contra la gripe, en el marco de la campaña anual de inmunización contra esta enfermedad que tiene en marcha la obra social.

Visiblemente conforme con la respuesta de los beneficiarios, el titular de la agencia Pergamino de Pami destacó que "la cifra que tenemos hasta el momento es récord ya que en años anteriores se aplicaban no más de 4.300 dosis".

Este año la campaña de vacunación antigripal de Pami se implementó a través de farmacias adheridas, por lo que las aplicaciones dejaron de efectuarse en los centros de jubilados y pensionados como se hacía históricamente.

El cambio de modalidad respondió a un acuerdo celebrado por la obra social con la Confederación Farmacéutica Argentina para el desarrollo del plan de vacunación antigripal gratuita para los afiliados de Pami y en Pergamino supuso la aplicación de las dosis en 34 farmacias – de la ciudad y pueblos de campaña- que efectuaron la adhesión.

"Como prestadores, las farmacias aseguraron el mantenimiento de la cadena de frío y esto resultó crucial no sólo para la eficacia de la inmunización sino para un mayor aprovechamiento de las dosis asignadas a Pergamino", comentó Dédola, reconociendo que "aunque al inicio de la campaña hubo algunas resistencias, sobre todo porque los propios jubilados estaban acostumbrados a vacunarse en los centros, finalmente todos los actores involucrados entendieron las razones que motivaron el cambio en el sistema de implementación de la campaña y concurrieron a las farmacias para recibir gratuitamente la vacuna".

Enumerando otras ventajas de contar con las farmacias como prestadoras de este servicio, Dédola opinó que "además de garantizar la aplicación correcta, nos permite tener registros estadísticos muy precisos ya que, previo a la colocación, el farmacéutico hace una validación on line".

"Esto posibilita hacer un entrecruzamiento de datos en forma permanente y poder monitorear el seguimiento de la campaña, algo que no podíamos concretar en años anteriores", agregó y planteó que "a partir de esta modalidad de trabajo, vamos a contar con datos de incidencia y efectividad que resultarán muy importantes".

Consultado respecto de cuántas dosis habían sido asignadas a Pergamino, el titular de la Agencia indicó que "primero habíamos recibido 4.000 dosis y luego, en función de la respuesta que fuimos logrando pedimos mil dosis más, es decir que contamos con 5.000 dosis, de las cuales aún quedan alrededor de 400".

En este sentido, recordó que "tanto en Pergamino como en las localidades de campaña, nuestra intención es vacunar hasta la aplicación de la última dosis disponible" y recomendó a los jubilados que aún no se hayan inmunizado, hacerlo acercándose a la farmacia adherida más cercana a su domicilio.

"Para los afiliados la aplicación de la vacuna es gratuita", mencionó y agregó que "cada una de las dosis que recibimos este año tienen la particularidad de ser hipoalergénicas, algo que minimiza los efectos secundarios que suelen estar asociados con la aplicación".

La campaña de vacunación antigripal de Pami está dirigida a los afiliados de la obra social mayores de 65 años, quienes pueden recibirla sin prescripción médica, sólo presentando su credencial. Los afiliados menores de esa edad que presenten afecciones crónicas del sistema pulmonar o cardiovascular, enfermedades metabólicas y otras patologías de base, podrán recibir la vacuna con indicación médica escrita.

La vacunación está contraindicada en personas alérgicas a las proteínas del huevo de pollo y es necesario evitar la vacunación en caso de estar cursando una enfermedad o infección aguda. La vacunación debe ser postergada en pacientes con algún desorden neurológico activo, pero debe considerarse cuando el proceso de la enfermedad haya sido estabilizado. Como desde el inicio del operativo, las autoridades de Pami insistieron en la necesidad de que, ante cualquier duda, los afiliados consulten a su médico de cabecera.

Por último y consultado sobre el rol que cumplieron los centros de jubilados en el marco de este dispositivo, Juan Manuel Dédola precisó que "efectuaron una tarea de seguimiento y monitoreo de gran importancia".

"Cuando se produjo el cambio de sistema y la vacunación se trasladó a las farmacias, los centros de jubilados fueron convocados para operar como agentes de control, y recibieron un subsidio de 500 pesos por el cumplimiento de esa tarea", explicó el funcionario, al tiempo que remarcó que "para organizar esa labor, efectuamos una distribución y a cada centro le tocó visitar entre 4 y 5 farmacias para supervisar el funcionamiento de la campaña".

"La verdad que la colaboración de los centros ha resultado fundamental, lo mismo que la respuesta de los afiliados, lo que nos permitirá el año próximo redoblar la apuesta y gestionar el destino de un mayor número de dosis para ampliar la cobertura de vacunación y así ganar eficacia en la prevención de una enfermedad altamente prevalente durante esta época del año", concluyó.

Comentá la nota