Alquilar una oficina de lujo en Buenos Aires cuesta hasta 20% menos que en 2008

Alquilar una oficina de lujo en Buenos Aires cuesta hasta 20% menos que en 2008
Es porque las empresas quieren bajar costos y los dueños de edificios no quieren perder superficie alquilada. Algunos se mudan a oficinas más baratas o subalquilan
Lejos de los años de bonanza, cuando la evolución de los precios de los inmuebles parecía no tener techo y había siempre alguien dispuesto a pagar por lo que se pedía, las empresas comenzaron a reclamar fuertes rebajas en los alquileres de oficinas. Y con un mercado cada vez más frío, alcanzan reducciones que llegan hasta un 20% en el caso de los edificios más cotizados de la ciudad.

Así lo confirmaron a El Cronista desde varios sectores. Entre ellos, estudios de abogados encargados de cerrar contratos de alquiler para grandes firmas, especialistas del mercado inmobiliario y los mismos dueños de edificios de oficinas.

"Estamos negociando un contrato de u$s 37 el metro cuadrado (m2) para uno de nuestros clientes. A mediados del año pasado, pagábamos por lo mismo u$s 44; es decir, un 18% más", aseguran en uno de los estudios de abogados más antiguos de la ciudad.

En el edificio Bouchard Plaza, ocupado por empresas como PricewaterhouseCoopers, Techint, Nortel y el Standard Bank, entre otras, lo que hasta mediados de 2008 se conseguía por u$s 38 el m2 hoy se ubica en u$s 30. En ese caso, la rebaja es de un 21,05 por ciento.

En el mercado avisan que se trata de un caso especial. "Cuenta con pisos de entre 1.000 m2 y 2.000 m2, por lo que los compradores tienen más espacio para negociar", explican.

Según la consultora especializada Colliers, los valores promedio estimados para 2009 en oficinas de lujo (A+) rondarán los u$s 33,4 por m2, un 9% menos que los u$s 36,7 del año pasado. Y en el caso de las edificios A, la baja será de un 6% (de u$s 26,9 a u$s 25,2 el m2).

Irsa, la empresa líder del segmento, en manos de Eduardo Elzstain ––también dueño de shoppings y con negocios de crédito al consumo–, explicó la situación del mercado en sus últimos balances. De acuerdo con la firma, "los precios promedio de oferta todavía se encontraban a enero de 2009 por encima de los observados en 2007 aunque por debajo de los valores registrados en junio de 2008, momento en que alcanzaron la cima". Y agrega que "en lo que hace a nuestro segmento de oficinas para alquiler en Buenos Aires, últimamente hemos notado cierta cautela por parte de potenciales locatarios en la toma de decisiones respecto del alquiler de mayores superficies".

Raghsa es otra empresa que participa fuerte en el segmento y tiene proyectos en marcha, que sumarán mayor oferta a un mercado menos activo.

Por qué bajan los precios

"Una vez que bajan el costo en recursos humanos, las empresas tratan de disminuir lo que pagan en real estate. Una compañía produjo una baja en su plantel y le quedó espacio ocioso. Entonces, lo alquiló", explica Juan Manuel Farola, de Colliers. "La otra salida, para las que no pueden mudarse, es renegociar un contrato por un año", completa.

En tren de ajuste de costos, las empresas están optando también por mudarse a lugares de menor categoría. Por caso, para quien reduzca un 12% el espacio que utiliza y pase de un edificio clase A+ a uno B, su factura de alquiler disminuirá en un 14 por ciento.

Dos son los motivos sobresalientes de la baja en los precios: por un lado, los inquilinos corporativos están reduciendo el espacio que ocupan y analizan trasladarse a edificios más baratos para bajar costos. Y su contraparte prefiere bajar un poco sus pretensiones antes que disminuir la superficie alquilada.

"La vacancia aumentará como producto de los nuevos edificios que ingresarán al mercado y también por la desocupación producida por empresas que necesitan ajustarse. Este es un buen momento para evaluar la posibilidad de renegociar contratos de alquiler", aseguran en Colliers.

Comentá la nota