El alperovismo confía en ganar cuatro bancas.

Así lo aseguró el ministro de Gobierno, Edmundo Jiménez, quien se mostró muy optimista respecto a las posibilidades electorales del oficialismo.
"A río revuelto, ganancia de pescadores". Esta frase, que fue acuñada hace siglos, cobra rigurosa actualidad frente al escenario político de Tucumán, de cara a los comicios del próximo 28 de junio.

La oposición fracasó en el intento de conformar una alianza lo suficientemente amplia como para enfrentar con mayores posibilidades al oficialista Frente para la Victoria (FPV) y se presentará ante el electorado totalmente fragmentada, en trece listas: tres frentes y diez partidos. Esa dispersión, según entienden los ingenieros electorales del alperovismo, también podría verse reflejada en las urnas, debido a que los votos de los tucumanos disconformes con el actual modelo de gestión se repartirían en varios espacios. Con ello, estiman que será muy difícil para cualquiera de las listas opositoras reunir el piso mínimo de sufragios positivos como para lograr una banca.

En el FPV, espacio que, además del PJ, también integran el Partido de la Victoria y el Frente Grande, calculan que conseguirán por lo menos 350 mil votos, es decir la mitad de la voluntad de los 700 mil tucumanos que estiman concurrirán a las urnas. De lograr ese número de votos, un candidato opositor debería captar aproximadamente 80 mil votos para arrebatarle un espacio al alperovismo.

Vale recordar que para la distribución de las bancas a diputados se implementará el sistema proporcional D'Hont (la mayoría se puede llevar todos los espacios en juego); mientras que en el caso de los tres cargos en el Senado regirá la Ley Sáenz Peña, que le asegura una banca a la primera minoría (el partido que más votos saque después del vencedor de los comicios).

Optimismo oficialista

Partiendo de ese análisis, quizás se llegue a entender por qué el ministro de Gobierno y secretario del PJ, Edmundo Jiménez, aseguró, totalmente confiado: "Vamos a ganar las cuatro bancas de diputados y las dos de senadores por la mayoría".

En declaraciones a EL SIGLO, el funcionario prefirió no opinar sobre la fragmentación de la oposición. "Nosotros no estamos mirando qué hace la oposición y si hay dispersión o no, sino que seguimos buscando fortalecer nuestro trabajo político, apuntalado en la gestión de gobierno de seis años que permitió cambiar la realidad de Tucumán. Preferimos mirar para adelante y no para el costado", se excusó.

A la hora de justificar su marcado optimismo respecto a las posibilidades electorales del oficialismo, el titular de la cartera política señaló que "esta gestión de Gobierno demostró trabajo y compromiso con los tucumanos, con una gestión muy importante en salud, educación y seguridad, lo que seguramente será recompensado en las urnas. Por ejemplo, se están haciendo 140 escuelas y 1800 aulas y se ejecutó una tarea similar en otras áreas, algo que nunca había hecho ningún gobierno en Tucumán y que la gente sabe valorar", enfatizó.

Sobre el mismo tema, Jiménez disparó: "Hay que ver qué hicieron los candidatos de los otros partidos, porque con los hechos palpables, como los conseguidos por esta gestión, se gana una elección, no con las promesas ni las críticas".

El secretario del Partido Justicialista también resaltó el hecho de que "los candidatos del FPV están definidos desde hace meses y la gente conoce de su trayectoria y compromiso, lo cual genera optimismo".

A propósito, criticó el hecho de que la oposición haya esperado hasta último momento para dar a conocer sus postulantes. "Lo mejor para la gente es que haya previsibilidad, que el electorado conozca cuánto antes a los candidatos y sus proyectos, algo que sólo hizo el FFP", acotó.

Por otro lado, Jiménez, dirigiéndose a la oposición, destacó la necesidad de "que en esta campaña no se ingrese en el terreno de los excesos, las críticas y las denuncias, porque la gente luego castiga en las urnas esas actitudes. El electorado quiere seriedad, honestidad y verdad. Que se cumpla con lo que se promete y no que se hable por hablar, porque los agravios y denuncias no ganan votos, por el contrario, los pierden", sentenció.

Campaña y gestión

A su turno, el ministro del Interior y candidato a diputado en primer término del oficialismo, Osvaldo Jaldo, dejó en claro que "la campaña del FPV se asentará en la gestión" y también dijo ser "muy optimista" respecto a las posibilidades electorales del oficialismo con vistas al 28 de junio.

"Estimamos que la gente premiará en las urnas el esfuerzo que viene realizando esta gestión. Seguiremos trabajando institucionalmente hasta el final del mandato y políticamente hasta las 18.00 del 28 de junio, cuando cierren los comicios y, en definitiva, será el pueblo el que dirá cuántas bancas nos merecemos", reflexionó.

Jaldo también optó por no referirse a la fragmentación opositora, aunque sí se refirió al hecho de que la mayoría de las listas de candidatos no oficialistas fueron inscriptas recién el sábado pasado, sobre el vencimiento del plazo previsto.

"A pesar de que el PJ es el partido con más afiliados en Tucumán, con casi 200 mil, y a que somos el frente electoral que más votos logró en las últimas contiendas, no especulamos y presentamos en sociedad a nuestros candidatos con casi tres meses de anticipación, cuando lo anunció el gobernador José Alperovich", sostuvo y agregó: "Esto cual demuestra que hay un proyecto serio, responsable y que, fundamentalmente, tiene conducción". Según Jaldo, "con la presentación de las 13 listas opositoras y estudiando la amplia diversidad de candidatos de distintos sectores políticos e ideológicos que competirán en junio, lo más importante es que los tucumanos tienen una gran posibilidad de elegir qué es lo que quieren para Tucumán. En nuestro caso la gente conoce nuestra forma de trabajar por el esfuerzo dedicado en los últimos seis años, que nos permiten demostrar con hechos que se transformó para bien a Tucumán en este tiempo", agregó el Ministro, en diálogo con este matutino.

Comentá la nota