Alperovich volvió con $ 40 millones de la Nación

El mandatario trajo la promesa del pago de $ 36 millones que deben a Tucumán por el PFO.
Los gestos adustos seguían presentes ayer en el rostro del gobernador, José Alperovich. El mandatario volvió a hablar, como lo viene haciendo desde hace varios meses, de su preocupación por las consecuencias de la crisis económica mundial, que implican la demora en el envío de fondos nacionales, clave para el funcionamiento, sin desaceleración, de la obra pública.

Pero ayer, el mandatario también mostró signos de alivio. La buena noticia que lo entusiasmó consistió en que logró retornar de la Capital Federal con el depósito de $ 40 millones para obras públicas. Además, trajo la promesa del inminente giro de los $ 36 millones que, según había afirmado, la Nación adeudaba a Tucumán en el marco del Programa de Financiamiento Ordenado (PFO).

Alperovich también tiene expectativas de que el Gobierno central refinancie la deuda de las provincias con la Nación. "Dios quiera que salga. Salió en los diarios, pero todavía no hay nada. Imagínese que lo que nos tendrían que haber mandado el 1 del mes nos va a llegar recién el 31, y eso era clave para que podamos pagar los sueldos", puntualizó.

No a las cuasimonedas

El titular del Poder Ejecutivo no hará nada que empañe las buenas relaciones que mantiene con la Presidenta, Cristina Fernández de Kirchner. Ayer, de hecho, tomó distancia del gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, que amenazó con declarar la emergencia económica en setiembre y con iniciar procesos contra la Nación si persiste la demora en el envío de dinero.

Incluso, aunque el cordobés no lo confirmó, son insistentes las versiones referidas a que en su provincia podrían emitirse cuasimonedas otra vez. "No, no, no. No, no, no. Pensar en eso para Tucumán sería muy malo; por eso es que estamos tan ajustados con el dinero", conjuró Alperovich, en un rechazo liminar contra esa idea.

Alperovich dialogó con la prensa mientras supervisaba las obras de cloacas que se realizan en el barrio ATE, en la intersección de las calles Vicente Gallo e Inca Garcilaso.

En la oportunidad, el gobernador ratificó que tiene la firme creencia de que 2010 marcará una recuperación para la economía. A la vez, subrayó su deseo de terminar bien este año. "Tal como lo estamos haciendo: pagando los sueldos en tiempo y forma. El salario de agosto se empieza a pagar en setiembre, creo que ya está depositado el 20%. El Estado está funcionando. Vamos a tratar de llegar bien a diciembre, pero esto es una pelea diaria", aseveró.

Comentá la nota