“Alperovich tiene el derecho de ser reelegido”

Según el ministro de Gobierno, las impugnaciones judiciales contra diversos institutos de la Carta Magna de 2006 justifican otra reforma. El funcionario opina que la nueva enmienda debe ser parcial y que la elección correspondiente debe darse con posterioridad a octubre.
“No hay ninguna duda acerca de la facultad y del derecho que tiene el gobernador (José Alperovich) de acceder a la reelección. Pero este aspecto también ha sido cuestionado mediante un planteo judicial, al igual que otros aspectos de la reforma”. La tajante afirmación es del ministro de Gobierno y Justicia de la provincia, Edmundo Jiménez, quien reivindicó la necesidad de que se modifique otra vez la Carta Magna tucumana, ya reformada en junio de 2006.

En diálogo con LA GACETA, el funcionario aseveró que la judicialización de la Ley Fundamental justifica el nuevo cambio que impulsa el mandatario.

“Entre las impugnaciones judiciales del nuevo texto constitucional se encuentran nada menos que las relacionadas con la selección de los jueces, respecto de lo cual hay un pronunciamiento adverso, aunque no está firme”, puntualizó. A ello, se suman los planteos contra el artículo 159, en los que se sostiene que la norma es violatoria del principio de igualdad ante la ley. Esa cláusula transitoria de la Carta Magna permite que sólo los reelectos en 2007 busquen una segunda reelección consecutiva, que en el caso de ellos sería en 2011.

“Para el peronismo, la primera de las 20 verdades consiste en que la real democracia es aquella donde el Gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés: el del Pueblo. De esta manera, someter los puntos de la Constitución atacados por vía judicial a una nueva reforma de la Carta Magna, que a su vez demanda una votación popular previa, ratifica la convicción democrática de esta gestión”, aseveró.

“No existe nada más importante y más preciado en la democracia que el voto de la gente. Y este Gobierno ha plebiscitado reiteradamente su tarea consultando la voluntad popular en las urnas”, remarcó.

Formas

Según el ministro político, la reforma constitucional siempre debe ser parcial. “Existen principios inalterables que, en conjunto, dan forma al contenido pétreo de una Carta Magna, que no pueden ser modificados en su esencia por los constituyentes. Una reforma sólo puede ser total cuando se trata de sancionar una Constitución originaria, primigenia. Mi opinión es que resulta completamente imposible pretender cambiar toda una Constitución”, manifestó.

Tiempos

Jiménez también se mostró partidario de que la compulsa electoral para enmendar nuevamente la Carta Magna se dé durante el año que viene.

“La reforma debe darse con posterioridad a los comicios de parlamentarios nacionales de octubre -definió-. En primer lugar, porque no hay tiempo para realizarlos con anterioridad a la elección de diputados nacionales”.

En ese sentido, el artículo 151 de la Constitución provincial establece que debe dictarse una ley especial que establece el alcance de la reforma: deben avalarla 33 de los 49 legisladores, es decir, los dos tercios de los parlamentarios. Luego, el artículo 153 puntualiza que antes de que se dicte la ley de convocatoria para los comicios en que se elegirá a los convencionales constituyentes, el contenido de la ley que declara la necesidad de la reforma debe ser publicitado cuanto menos durante dos meses completos en los principales periódicos de la provincia.

“En segundo lugar, no soy partidario de unificar los comicios de constituyentes con los de parlamentarios nacionales. Nada tienen que ver uno con otro, de modo que reunirlos en un mismo acto comicial terminaría desvirtuando una de las dos elecciones, o acaso ambas”, concluyó.

Comentá la nota