Alperovich teme que se traben embargos a las cuentas públicas

El gobernador justificó la decisión de impulsar la prórroga de la emergencia económica. La norma, que lleva 10 años de vigencia, será extendida hasta 2011. Permite el pago de deuda consolidada con títulos.
El gobernador, José Alperovich, justificó la prórroga de la emergencia económica con el argumento de que los acreedores de la Provincia podrían avanzar con embargos sobre las cuentas públicas lo que, según advirtió, derivaría en la imposibilidad de cumplir con el pago de sueldos. Se refirió al tema luego de supervisar los trabajos de lo que será una escuela secundaria en la comuna de El Manantial.

En principio, durante la sesión legislativa prevista para el 18 del corriente se dará tratamiento al contenido del expediente 289-PL-09. Este documento no es otra cosa que el proyecto de ley para extender hasta el 31 de diciembre de 2011 la emergencia económico financiera del Estado provincial (Ley Nº 6.987 y modificatorias) y de las Municipalidades y delegaciones rurales (Ley Nº 6.866 y modificatorias). Pese a su carácter de excepcional, la primera lleva 10 años de vigencia; y la segunda, 11.

"Pasa que la Provincia está ajustada en dinero; entonces, no es lo mismo pagar los juicios con Consadep, a 10 años, que el hecho de que nos embarguen las cuentas y nos saquen dinero en efectivo, que es para pagar sueldos", dijo Alperovich. En efecto, el segundo y último artículo del proyecto de prórroga -presentado por el titular del bloque Tucumán Crece, Roque Alvarez- expresa: "Durante la vigencia de las leyes que se prorrogan (...), declárese la inembargabilidad de la totalidad de los recursos del Estado provincial, de las Municipalidades y Comunas Rurales".

"Preservar el sistema"

Según el gobernador, las secuelas de la brutal crisis económica de 2001 aún persisten en Tucumán, y a estas habría que sumarle las consecuencias de la actual debacle de los mercados financieros internacionales.

"Es preservar el sistema hasta tanto podamos estar bien; estamos saliendo de una crisis terrible, más la crisis que hemos tenido este año. (La norma), fundamentalmente es para que no nos embarguen el dinero en efectivo, porque eso sirve para pagar sueldos de los empleados públicos", insistió el mandatario.

Y aunque admitió que la situación mejoró respecto de comienzos de la década, aclaró que aún no es la óptima. "Estamos saliendo; lo que sí, va a llevar tiempo. Ya hemos pagado como $ 200 millones, o $ 300 millones de deuda, y todavía falta", expresó.

Comentá la nota