Alperovich sólo le dedicó 34 minutos a la inauguración de obras en Tafí del Valle

| Se trasladó en helicóptero, estrenó una repavimentación y entregó una ambulancia.
La edad de los mochileros no superaba los 30 años. En grupos, iban y venían desde y hacia la terminal de ómnibus de Tafí del Valle. Los que llegaban mostraban el rostro fresco y miraban a todas partes, como si intentaran llenar las retinas con cada metro cuadrado de paisaje tafinisto. Los que se marchaban lucían cansados, pero satisfechos. La piel tostada de la mayoría daba cuenta del buen clima y del pleno sol que acariciaba el valle.

El Complejo Deportivo Municipal Democracia abría sus puertas a unos cuantos lugareños y a un pequeño grupo de foráneos. Pero no venían a participar de ninguna actividad cultural en el predio donde anualmente se realiza la Fiesta del Queso. Habían llegado a recibir al gobernador, José Alperovich, que se aterrizaría para inaugurar la repavimentación de la avenida Juan Calchaquí y para entregar una ambulancia en el hospital local.

El helicóptero de la Provincia descendió a las 10.43 de ayer. Su llegada cubrió de tierra a los curiosos que buscaban ser los primeros en saludar al mandatario. Cuando el polvillo se asentó, el intendente de Tafí del Valle, Carlos Rodríguez, y el delegado rural de Amaicha del Valle, Jorge Luis Avalos, se estrecharon en sendos abrazos con el gobernador y con sus acompañantes, los ministros del Interior, Osvaldo Jaldo, y de Salud Pública, Pablo Yedlin; y el presidente subrogante de la Legislatura, Regino Amado.

Luego de los aplausos, de los saludos y de las fotos, Alperovich y su comitiva se treparon a una combi que los llevó donde nace la avenida Juan Calchaquí. Allí se había extendido una cinta para que el mandatario inaugure la obra y se había estacionado la nueva ambulancia, cuyas sirenas sonaron a modo de saludo.

Recaudación récord

Luego del corte de cintas, el mandatario dialogó con la prensa. "En diciembre creo que llegamos $ 165 millones, aproximadamente; o sea que se batieron todos los récords que había en Tucumán", celebró, en referencia a la recaudación de Rentas durante el último mes de 2009.

Según interpretó el mandatario, estos ingresos representan una suerte de aval para su gestión. "Es una cifra con la que, de alguna manera, uno siente el apoyo de todos los ciudadanos. Eso sí, no hay que defraudarlos: esa plata hay que volcarla otra vez en la gente, para que sepa que hay transparencia en el manejo del dinero que, aunque uno maneja como gobernador, es de la gente", dijo. Añadió que unos $ 25 millones provienen del Impuesto Inmobiliario.

Inmediatamente después de la rueda de prensa, Alperovich, Amado, Jaldo y Yedlin volvieron a subir a la combi, junto a Rodríguez y a Avalos. Tras un pequeño paseo por las calles de la villa y alrededores, volvieron al Complejo Democracia. Algunos demoraban a los funcionarios con charlas de último momento; hasta que el gobernador dijo: "vamos chicos". "Vamos, gobernador", respondió la comitiva.

El helicóptero despegó a las 11.17 y nuevamente llenó de tierra a los espectadores. Muchos se vieron sorprendidos o desilusionados. Se habían generado demasiada expectativa para una visita de 34 minutos.

Comentá la nota