Alperovich salió a defender los programas asistenciales

El Primer mandatario recalcó que el plan "Argentina Trabaja" sólo se efectivizará para aquellas personas que verdaderamente se encuentren en condiciones de precariedad laboral.
El gobernador José Alperovich realizó ayer una enérgica defensa del programa impulsado por el Gobierno Nacional "Argentina Trabaja", luego de los innumerables cuestionamientos que el mismo está recibiendo, ya que crecen las denuncias respecto de que la implementación de dicho programa está teñido de conveniencias políticas.

Cabe recordar que en la provincia la aplicación del programa consta de la conformación de 250 cooperativas que brindará trabajo a 60 personas por cada una de ellas, lo que resulta un total de 15 mil beneficiados.

En este sentido, el Primer mandatario declaró ante la prensa, en sus habituales recorridas matutinas, que se asegurarán todas las garantías posibles para impedir que se promuevan estrategias de clientelismo político, "el que tenga un familiar (con empleo) no puede entrar, porque si el grupo familiar recibe dinero se le cae con el cruce de información. Esto es para desocupados que no tengan plan, absolutamente", destacó.

En este mismo sentido, recalcó que a través de este programa lo que se persigue como objetivo fundamental es poder generar en la provincia una cultura de trabajo que pueda ser arraigada entre los ciudadanos, además sostuvo que aquellos que no tengan una vocación profunda por las tareas laborales serán dados de baja. "Tienen que ir a trabajar, porque a la gente que no trabaja se la saca y se la reemplaza por otra que sí quiera hacerlo. Esto no es para vagos, no estamos hablando de un plan, queremos fomentar la cultura del trabajo. Y vamos a contratar una auditoria para controlar a los cooperativistas". Con esta declaración, Alperovich, implícitamente, dejó entrever que aquellas personas que reciben algún tipo de subsidio social no demuestran interés alguno para retribuir hacia el estado tal ayuda monetaria.

"Esto no es un plan, es una cooperativa de trabajo. Día que falta (un beneficiario) día que se le descuenta a él y a todos los otros socios (de la cooperativa emprendida). Si no va, hay mucha gente que quiere trabajar y va a ser reemplazado", se despachó el gobernador.

Además, con el objeto de despejar aquellas objeciones que estipulan cierta manipulación e intermediación deshonesta por parte de punteros políticos, Alperovich remarcó que se van a establecer las directrices necesarias para condicionar un uso indebido del programa en su proceso de gestión y posterior cobro del plan: "ahora mismo estoy por hacer una reunión con los responsables para bajar la línea política fuerte a lo que siempre digo: en el plan no hay intermediarios, la plata le tiene que llegar directamente a la gente, lo va a cobrar directamente en el banco, es para gente que no tenga nada", sentenció.

Asignación "Universal"

En lo que respecta al tan promocionado plan de Asignación "Universal" por hijo, el administrador de la cosa pública provincial precisó que la primera partida ya se encuentra en ejecución y podrá ser cobrada el 1 de diciembre, lo que redundará en un beneficio para cerca de 90 mil chicos. Luego, destacó que, pese a ello, el plan sigue su curso por lo que aconsejó a los padres desocupados, que no cobren subsidio alguno o que presenten informalidad en sus condiciones de contratación laboral, que deben acercarse, para iniciar los trámites de inscripción (los interesados deben llevar partida de nacimiento y fotocopia del Documento Nacional de Identidad), por avenida Alem 252.

Al mismo tiempo, el gobernador sostuvo que para aquella "gente humilde" que no cuente con los recursos necesarios para llevar adelante cada uno de los trámites que "se le acerquen a los dirigentes políticos, a los legisladores para que le hagan el documento en forma gratuita". Pero, tal situación despierta los mayores cuestionamientos dada la intervención de sectores políticos en el diagrama de estos planes.

Movimientos sociales exigen claridad en el manejo de planes

En el marco de una protesta a nivel nacional, organizaciones sociales y políticas se movilizaron ayer por el microcentro tucumano para repudiar la tendencia latente de clientelismo político, que se refleja en la metodología de implementación de los últimos planes asistenciales emanados desde Presidencia de la Nación.

En este contexto, el Polo Obrero, la Corriente Clasista y Combativa, el Movimiento de Trabajadores Socialistas y el Movimiento Sin Trabajo Teresa Vive, manifestaron en Plaza Independencia por un tratamiento de manera más transparente del programa Argentina Trabaja. En tal instancia, reclamaron la apertura de los padrones de beneficiarios para todos los desocupados, como así también una mayor ingerencia de los movimientos sociales en la planificación general del programa.

Al mismo tiempo, denunciaron que el primer mandatario José Alperovich se ha encargado de distribuir los planes basándose en una "discrecionalidad autoritaria y clientelar". Tomando como plafón estas manifestaciones, realizaron duros ataques contra los sectores políticos oficialistas de la provincia al sostener que: "los intendentes, legisladores, concejales, punteros políticos que responden al Gobierno están anotando dentro del aparato clientelar a los beneficiarios de este plan y cobrando para hacerlo o diciendo que tienen que pagar un porcentaje cuando se cobre dicho beneficio, anotando directamente a familiares y amigos".

A partir de la serie de denuncias vertidas, los referentes sociales estipularon que se está entretejiendo en Tucumán una red clientelar que basa su accionar en la utilización de la miseria y pobreza que afectan a miles de ciudadanos, "se está rearmando con fuerza un aparato clientelar a través de los punteros políticos, utilizando las necesidades de miles y miles de desocupados e intentado domesticar al pueblo a partir de las políticas que debieran ser públicas". Finalmente, sostuvieron que a partir de las organizaciones sociales el manejo de los programas asistenciales se torna más creíble y eficiente "nuestra lucha avala la exigencia de intervenir en los planes".

Comentá la nota