Alperovich regresó con optimismo y dijo que en 2010 los tucumanos tendrán más bienestar

Tras sus vacaciones, el mandatario anunció que los fondos del Pacto Social, con los que la Provincia asiste a las municipalidades para el pago de los salarios, se incrementarán en un 10%. "Terminamos bien 2009", aseguró.
"Por primera vez, me fui de vacaciones sin llevar el teléfono celular". La confesión de José Alperovich es, a la vez, una metáfora con la que quiere significar que se ha "desenchufado" por poco más de una semana de los asuntos públicos. "Bah, mantuve los contactos mínimos", matiza.

Se lo ve descansado. Se lo oye distendido. Presenta un moderado bronceado y no lleva corbata durante la tarde de ayer, cuando recibe a LA GACETA en su despacho de Casa de Gobierno.

Antes de la entrevista, una reunión con funcionarios, colaboradores y hasta familiares. De su oficina salieron, en fila, los ministros Jorge Jiménez (Economía), Edmundo Jiménez (Gobierno), Jorge Gassenbauer (Desarrollo Productivo) Beatriz Mirkin (Desarrollo Social), Osvaldo Jaldo (Interior), Silvia Rojkés de Temkin (Educación), Pablo Yedlin (Salud Pública) y Mario López Herrera (Seguridad Ciudadana). Junto con ellos estuvieron el senador nacional Sergio Mansilla; el presidente subrogante de la Legislatura, Regino Amado; el subsecretario general de la gobernación, Ernesto Salas; y el secretario de Prensa y Difusión, Ignacio Golobisky. Los siguieron Naum Alperovich, hermano menor del mandatario, y Leonardo Elgart, cuñado del titular del Ejecutivo.

"2010 va a ser un año excelente", afirma convencido, ya sentado en el sillón de Lucas Córdoba. Su mensaje para los tucumanos es optimista. "Tengamos fe, tengamos confianza. Gobernar bien es darle bienestar a la gente. Y vamos a tener mayor bienestar en 2010 que durante este año", asevera.

- ¿Por qué, si en general avizora que el año próximo será mejor que este, ya se anunció una política de recorte del 17% de los gastos?

- Porque me dio muy buenos resultados hacer más eficientes los gastos. Empecé a ver esto en octubre de 2008. Y me dio excelentes resultados. La idea es seguir así. El ministro de Economía viene aquí todos los días, a las 11, con una página en la que están asentados los ingresos y lo que podemos gastar. Con ese control diario hemos hecho crecer a Tucumán.

- ¿Ya tienen novedades acerca de la refinanciación de la deuda pública para el año que viene?

- La Nación todavía no nos ha dicho cuál va a ser la política de refinanciación de la deuda de las provincias. Entre capital e interés, sumamos para este año unos 550 millones de pesos. Y gestionamos que nos den ese monto.

- Antes de viajar, anunció que en 2010 mantendrá el Pacto Social con los municipios. (N. de la R.: Este año se destinaron unos $ 650 millones para el pago de sueldos de las municipalidades) ¿Ya tiene alguna idea de los montos?

- Va a aumentar lo mismo que la inflación: aproximadamente, un 10%. De todas maneras, quiero ir logrando que la Provincia deje de darle dinero a los municipios. Se les han dado muchos recursos. Ese es un tema pendiente que en algún momento tenemos que resolver.

Perspectivas

El gobernador tiene sobre el escritorio los anteojos, un vaso y una jarra con agua. Y para tomar durante el diálogo con este diario decide pedir un te.

- El que viene no va a ser un año electoral. ¿Como avizora el panorama político?

- Lo que veo de este escenario político es que otra vez la gente empieza a denostar a los dirigentes políticos. Y lo mejor que podemos hacerle al sistema democrático es trabajar muy fuerte durante 2010 y no hablar de política. Creo que estamos volviendo en parte a lo que era 2001 en cuanto a la relación de la gente con lo políticos. Y es grave. Por eso hay que trabajar fuerte y dar soluciones. Hablar de política es al vicio en 2010.

- ¿Cómo piensa conjurar ese descontento?

- Yo también tengo que tratar de que la clase media, que es la que más sufre ese descontento, esté económicamente mejor durante 2010. Estoy trabajando para eso. Y al inyectar recursos en las clases bajas, mejora automáticamente la situación de la clase media. Si logro cambiar el humor de la clase media, he ganado. Estoy convencido que dando mejoras abajo, también mejora arriba.

- ¿Qué balance hace de 2009?

- Terminamos bien. Con la provincia políticamente armada y tranquila. Y con los negocios vendiendo a full.

- Usted dijo varias veces que si se cansaba iba a completar su mandato e irse...

- Sí, pero por el momento no es así. Quizás en 2011 doy una sorpresa. Puedo seguir o no seguir. Hoy tengo la fuerza. Pero no soy un loco del poder. Hemos armado un buen equipo político y de trabajo. Porque en este Gobierno, cuando hablamos de política hablamos de trabajo. Si gestión y política no fueran de la mano, yo no podría haber armado cooperativas de trabajo para 15.000 personas, en el marco del programa "Argentina Trabaja".

Comentá la nota