Alperovich reclama fondos y siembra dudas en el kirchnerismo

Alperovich reclama fondos y siembra dudas en el kirchnerismo
Arribado desde sus vacaciones, el gobernador de Tucumán pidió un adelanto de 60 millones de pesos. Fue justo después del rumor de que el senador Sergio Mansilla, ligado a él, estaba dispuesto a abandonar el bloque kirchnerista. El legislador descartó esa posibilidad ante LPO y lanzó sospechas sobre operaciones contra su jefe. Acecha la sombra de Eduardo Duhalde
El desmembramiento del kirchnerismo genera día a día rumores sobre fugas masivas, separaciones y traiciones en ciernes. Todo en un entramado político como es hoy el oficialista, donde la merma paulatina de poder multiplica los recelos y las internas entre sus variados componentes.

Los rumores que aquejan al gobernador de Tucumán José Alperovich, uno de los mayores aportantes de votos que tuvo Néstor Kirchner, son una muestra de ese escenario. Mientras estaba de vacaciones en Punta del Este, comenzó a circular por el Senado el rumor de que Sergio Mansilla estaba con intenciones de armar un bloque propio.

La versión fue publicada por varios diarios nacionales como salida del bloque oficialista, y era repetida por senadores de la oposición en los pasillos del Congreso. Con igual intensidad, la desestimaban los seguidores de la política tucumana, conocedores de que Mansilla hizo de la lealtad a Alperovich su único capital político.

"El que me conoce sabe que nunca me alejaría de Alperovich. Esto salió de gente que intenta perjudicarlo, porque es un candidato con aspiraciones dentro del kirchnerismo", dijo Mansilla a LPO.

Un dato alienta a los alperovichistas sobre un posible complot contra su jefe puertas adentro del kirchnerismo: hasta hoy, en la página web del Senado no se detalla que integra el bloque del PJ-Frente Para la Victoria, como sí se destaca en los restantes 31 senadores abanderados en ese bloque.

"No sé quien maneja la página, pero nadie me llamó. Sólo se comunicó conmigo la secretaria administrativa del bloque para preguntarme en qué comisiones quería estar, pero nunca me preguntaron si me iba. No sé de donde salió", insiste Mansilla.

Una fuente de Tucumán traduce las acusaciones elípticas de Mansilla: "Están convencidos de que Pichetto u otro kirchnerista intentó bajarlos para subirse el precio al momento de negociar, ya que si Kirchner logra el quórum por su cuenta les baja el precio", analizaba.

Alperovich no aclara y deja dudas

Recién llegado de Punta del Este, donde estuvo de vacaciones, el gobernador Alperovich planteó los problemas presupuestarios de su provincia: "Necesitamos que nos adelanten 50 o 60 millones de pesos en febrero. Nos dijeron que sí, pero hay que ver; hay que esperar", dijo ni bien pisó su provincia.

Y hasta dudó sobre el resultado de su gestión: "Hablé con (el ministro de Economía, Amado) Boudou, y dijo que no está claro si nos puede adelantar dinero", se lamentó.

Pareció un mensaje subrepticio a los Kirchner, quien por estos días se muestra dispuesto a democratizar recursos a cambio de votos que le den quórum en el Senado. Mansilla no puede fallar.

Alperovich se mostró con un ferviente kirchnerista, y sus aportes en votos a la Casa Rosada le valieron un lugar en el gabinete, donde ubicó al actual ministro de Salud, Juan Manzur.

Pero en Tucumán saben que no todo es k en el mundo del Gobernador. Quienes lo conocen aseguran que mantiene diálogo frecuente con Eduardo Duhalde, y conserva una línea permanente con él a través de Alberto Pierri, el ex diputado dueño de una papelera de punta en Tucumán.

"Probablemente especule este año con Kirchner, pero si no le dan un lugar trascendente pega el salto. Mansilla fue pensado para eso: él puede tejer puentes con Reutemann, a quien se cruzarán en los pasillos", dicen los tucumanos.

Mansilla, por estos días, aclara que su fidelidad a Alperovich lo llevaría romper con Kirchner si esa fuera la misión. Parece que no son pocos los que no descartan que alguna vez lo fuera.

Comentá la nota