Alperovich prometió a Cristina llenar las urnas en junio.

De este modo, el Gobernador dijo que demostrará con hecho el agradecimiento de la provincia hacia la Nación.

Para el gobernador José Alperovich, las casi tres horas que duró la visita de la presidenta Cristina de Kirchner, fueron más que suficientes para quedarse con abultados recursos nacionales y para dejar en claro que el romance electoral con el matrimonio k, está más sólido que nunca. De hecho, en el discurso que ofreció en el acto central realizado ayer en el teatro San Martín, bajo la absorta mirada de la primera mandataria nacional, José (como lo llamó Cristina), no se anduvo con vueltas al enfatizar: "Llenaremos las urnas con votos del Frente para la Victoria porque queremos conseguir el mayor número de senadores y diputados nacionales para asegurar la gobernabilidad del país y la continuidad del actual proceso". De este modo, resaltó la importancia que, a su criterio, tendrán las elecciones legislativas del 28 de junio, siguiendo con la línea discursiva del ex presidente Néstor Kirchner, quien plantea en caos en caso de que pierda el oficialismo. "Somos concientes de que mucho de lo logrado en los últimos seis años estará en juego en las próximas elecciones y vamos a responder con votos, no con palabras", sostuvo Alperovich.

A su turno, Cristina consideró que "el compromiso con este modelo no es de carácter solamente electoral. El compromiso con este proyecto de país no es solamente una cuestión de adhesión político partidaria. Es la decisión de en qué país, en qué sociedad queremos vivir". La Presidenta explicó que trabaja para "una sociedad donde el trabajo, la solidaridad, la producción y el esfuerzo sean los grandes protagonistas frente a la especulación y los que sostienen que el estado no debe meterse en nada sino solamente para garantizar que los que más tienen sigan teniendo más y que los más pobres sigan siendo más pobres".

"Ese modelo de estado a mi no me interesa", remarcó rodeada en un teatro colmado de funcionarios, intendentes, concejales, delegados comunales y dirigentes del interior.

Fue en ocasión de firmar una serie de convenios con el Gobernador durante un acto en el que se puso en funcionamiento la Dirección Nacional de Agroenergía, se destinaron 30 millones de pesos para la aplicación de un programa integral de protección ciudadana y para impulsar el desarrollo agropecuario, destinándose 21 millones de pesos que beneficiarán a unos de 6.000 productores ganaderos, fruticultores y frutilleros.

Respecto a las asistencias para la provincia, Cristina Fernández, agregó: "Soy como ustedes, del país profundo, del país que siempre estuvo olvidado, en el que cada gobernador tenía que mendigar algo para su provincia, una obra o algo. Me enorgullezco de formar parte de un proyecto que además de considerar a los trabajadores, a los comerciantes, a los productores, a los que producen y trabajan por la Argentina, también tiene una visión federal tal vez como nunca se tuvo", sostuvo.

Para la mandataria, ser federal es "darle a todas y cada una de las provincias las obras estructurales y de transformación que necesitan y políticas económicas activas".

El Gobernador puso énfasis en destacar que "gracias al trato solidario de la Nación, la provincia creció junto con el país y logró mejorar todos sus indicadores económicos y sociales".

Tras resaltar las obras, entre las que se incluyen la construcción de 10.000 viviendas sobre un total de 18.000 previstas, y la edificación de 140 escuelas nuevas, sostuvo que el dato más significativo es el índice de mortalidad infantil. "Bajamos del 25 por mil a fines de 2002 al 12,9 por mil actual, lo que significa que 1.300 chicos más crecerán en nuestra provincia", expresó.

Contra la oposición

Cristina Fernández de Kirchner no dudó en lanzar algunos dardos hacia la oposición, al afirmar que "hoy tenemos una nueva Argentina y nosotros podemos hablar de lo que hicimos, mientras los que nos critican sólo pueden hacer eso, criticarnos". Pidió a los dirigentes de todo el país "discutir sobre los hechos y las políticas implementadas en estos seis años de gobierno y sus resultados", en lugar de hacerlo sobre "banalidades" como su color de pelo o el tamaño de sus carteras. "Me siento responsable de 40 millones de argentinos, los que me votaron y los que no, los que me quieren y los que no me quieren, de todos. Por eso quiero discutir y debatir sobre ideas y propuestas de país" expresó. Asimismo, resaltó la necesidad de proteger el empleo. "Lo más importante es que el trabajador siga vinculado a la empresa, porque la ruptura de ese vínculo es catastrófico en varios aspectos, es lo más devastador en términos sociales y de familia" dijo y agregó que la oposición promueve lo contrario: "variables de ajuste y de achicamiento de la economía, en donde el Estado no se meta". Acompañaron a la Presidenta el jefe de Gabinete Sergio Massa y el secretario de Agricultura de la Nación Carlos Cheppi.

Comentá la nota