Alperovich con problemas en el tren de aterrizaje

Lo que decían los controles no era lo que se veía en la realidad. Ese era el dilema del piloto del Lear Jet de Santiago del Estero. En su interior viajaban el gobernador José Alperovich, el vice, Juan Manzur y el ministro de la Producción, Jorge Gassenbauer.
“Un indicador dice que el tren de aterrizaje cerrado, pero lo estoy viendo”. A las 11.45, la voz de alerta del piloto advirtió al poderoso trío tucumano que iba en la nave.

En Buenos Aires los esperaba la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Les había prometido un préstamo de 360 millones de pesos, así que no era cuestión de faltar o de llegar tarde.

El vuelo apenas había comenzado. Aún no habían llegado a la velocidad crucero que sería de 8.000 metros. Se miraron los tres y aprobaron la propuesta del piloto. “Aterricemos en Santiago”. Así se hizo para aprovechar que allí están los expertos que conocen el avión que le prestó el gobernador de Santiago, Gerardo Zamora.

No hubo sustos. Bajaron en Santiago. Los mecánicos que conocen ese transporte oficial solucionaron el problema y llegaron a tiempo a Buenos Aires.

Al Cessna Citation tucumano -más chico que el Lear santiagueño- le están haciendo un service de rutina y estará listo en marzo.

Comentá la nota