Alperovich prevé un 2010 con reclamos salariales

Alperovich prevé un 2010 con reclamos salariales
"Habrá que compatibilizar lo que se tenga con lo que sea justo", aseguró el mandatario, quien, sin embargo, no cree que haya conflictos.
Los únicos nubarrones que el oficialismo observa en el horizonte son de índole gremial. El gobernador, José Alperovich, estima que un problema central que tendrá que afrontar en 2010 serán las demandas salariales del personal de la administración pública. "Habrá que compatibilizar lo que se tenga con lo que sea justo", reflexionó cuando LA GACETA le preguntó que hará en ese caso. Pese a ello, el titular del Poder Ejecutivo es optimista en cuanto a la posible resolución de estos eventuales conflictos, ya que estima que la situación económica puede mejorar el año próximo en el país. El diálogo fue como sigue:

- ¿Qué problemas cree que pueden marcar la gestión del Poder Ejecutivo en 2010?

- Este año fue un año muy duro, sobre todo en la parte económica. Estaba sacando datos y por coparticipación llegaron $ 250 millones menos de lo previsto. Calculo que la actividad económica puede andar muy bien, o mejor, en 2010; por lo que tendremos mayor previsión de dinero. E incluso la actividad privada será mejor, el precio azúcar terminó bien; en cuanto al limón, se pusieron de acuerdo los empresarios para tener un buen precio. Veo un 2010 mejor en comparación con 2009.

- Eso en materia económica, pero desde el punto de vista institucional y político, ¿cómo cree que puede plantearse el año próximo?

- Reclamos salariales va a haber: serán justos. Siempre lo son porque con la inflación los sueldos han quedado bastante mal; y acepto todos los reclamos salariales, pero hay que compatibilizar lo que se tiene con lo que es justo. Será dura esa lucha, pero no será un conflicto, porque en lo posible daré lo más que se pueda. Esto es normal, lo tenemos todos los años. Además, siempre fuimos dando lo que dispuso la Nación como mejora. En estos seis años, lo que se dispuso a nivel nacional se otorgó en la provincia.

- La pérdida de la mayoría en el Congreso por parte del kirchnerismo, ¿puede afectar la gestión provincial? ¿Pueden sentirse los coletazos políticos de esta situación en la provincia?

- No, para nada. Lo que sí, trataré de jugar muy fuerte en la gestión y no en lo político. Cero política, no quiero entrar en la politización. La oposición quiere entrar en esa. Yo pensaré en la gestión; recién me preocuparé por lo político en 2011. El 2010 tiene que ser el año de la gestión.

- ¿Cómo vislumbra la relación entre los poderes el año próximo?

- Bien, con el respeto que se merece, no entrometiéndome en los otros poderes. Trabajando como lo vinimos haciendo estos seis años.

- ¿Es una ventaja que Antonio Estofán, siendo su amigo, sea el presidente de la Corte Suprema en función de la gestión de Gobierno?

- No, al contrario. A los amigos no hay que comprometerlos.

Comentá la nota