Alperovich: 'No pretendo poner jueces'.

En el marco de la polémica entre el Poder Ejecutivo y los colegios de abogados por la designación de magistrados en la provincia, el mandatario provincial responsabilizó nuevamente a los abogados por la falta de un mecanismo para cubrir las vacancias.
El gobernador de la provincia de Tucumán, José Alperovich volvió a responsabilizar, tanto al Colegio de Abogados de Tucumán (CAT) y al Colegio de Abogados del Sur de la Provincia de Tucumán, por la falta de un mecanismo que permita cubrir los cargos que están vacantes en el Poder Judicial; aunque ratificó su decisión de no avanzar en una solución al problema "hasta después de las elecciones del 28 de junio".

"Todos creen que el gobernador quiere poner los jueces, pero cuando vean el nuevo CAM (Consejo Asesor de la Magistratura) se van a dar cuenta que es todo lo contrario; este gobernador, lejos de querer poner jueces, quiere una Justicia independiente", lo manifestó el primer mandatario provincial en su habitual conferencia de prensa.

Alperovich consideró que las críticas de la entidad letrada al accionar del gobierno en este tema "es todo política. En estos 60 días todo se está politizando".

También el gobernador responsabilizó a los colegiados por la crisis desatada en el Poder Judicial debido a que no se pueden cubrir vacantes, señalando que "nosotros hemos presentado una Ley y ellos (los abogados) la han volteado. No es por nuestra culpa que no se puedan cubrir las vacantes".

Alperovich reiteró que no se retomarán las negociaciones para la integración de un CAM que se encargue de seleccionar los postulantes a jueces hasta después de los comicios legislativos nacionales de junio, diciendo que "yo les pedí (a los abogados) que, como es un tema tan importante, esperemos que pase para luego de las elecciones y luego los discutamos bien".

El gobernador tucumano también aprovechó para responder a las críticas que realizaron algunos dirigentes políticos y empresarios respecto al mecanismo de licitaciones de obras públicas que implementa su gestión.

"Este gobierno es muy transparente, en una provincia donde no se trabajaba por izquierda. Es bueno que nos critiquen, estamos en democracia, no hay que enojarse, pero en Tucumán el Gobierno es muy transparente", subrayó.

Sobre el mismo tema, aseguró que "este gobierno no pide coimas en absoluto, no hace obras como se hacía durante mucho años en Tucumán, donde se trabajaba por izquierda. Yo invito a todos que pregunten si este gobernador o si el gobierno ha coimeado alguna obra", disparó.

Según el Jefe del Ejecutivo provincial, en Tucumán "la plata llega a la gente porque se la cuida como si fuese de uno y por eso la gente ve las obras que hay. No es que antes no había plata, siempre había plata, pasa que ahora se la cuida y llega", recalcó.

El gobernador anticipó que daría marcha atrás con el estímulo de 600 pesos para 120 obreros viales como premio para que terminen rápidamente las obras de pavimentación.

"Como está mal entendido (por la prensa), es probable que demos marcha atrás y haremos menos pavimento, porque la provincia no está en condiciones de pagar de otra forma", dijo.

Finalmente, insistió: "Queríamos que 120 personas que trabajen noche y día para poder tener más cuadras de pavimento, pero esto no perjudica al gobernador, se perjudica a la gente".

Sobre el particular no fue la prensa la que entendió mal sobre el beneficio que se pretendía entregar a los trabajadores viales, ya que fueron los propios trabajadores estatales del resto de los sectores quienes le exigen a este gobierno que se les abone el mismo estímulo, como una forma de paliar la dificil situación por la que atravisan. Al punto tal que no fueron los periodistas, sino los trabajadores del hospital "Angel C. Padilla" quienes iniciaron una huega de hambre "en reclamo del incentivo de 600 pesos, tal como los que se les pretendía dar a los trabajadores viales por hacer calles".

Comentá la nota