Alperovich exigió una muestra de lealtad a Amaya y este expulsó a los que respondían al diputado Alfaro

Mientras el intendente decidía los cambios de Berarducci y de Toscano, el gobernador recibía a los ediles en su casa.
Como un tsunami, el alperovichismo arrasó anoche contra todo lo que tenga vinculación política con el diputado nacional, Germán Alfaro. El gobernador, José Alperovich, exigió al intendente de la capital, Domingo Amaya, una definición concreta sobre su pertenencia a su proyecto. De ese modo, comenzaron a aparecer las renuncias de los funcionarios municipales que habían sido recomendados por Alfaro.

El primero en alejarse del gabinete amayista fue el secretario de Gobierno, Walter Berarducci. Como un castillo de naipes que se desvanece en el piso también renunció Alfredo Toscano al cargo de subsecretario de Servicios Públicos. Como todo sucedió tarde para el horario de la administración pública municipal, los decretos respectivos serán protocolizados el lunes, según confió a LA GACETA una alta fuente del Departamento Ejecutivo municipal.

Tampoco se descarta que el lunes se amplíe la lista de funcionarios que obligadamente dejarán la función. Las decisiones se manejaron en el mayor hermetismo, pero al finalizar el partido televisado de Atlético Tucumán, el propio Alperovich recibió en su residencia a los concejales oficialistas y les comunicó la decisión tomada.

Sin éxito

Antes de la hecatombe política en la Municipalidad, algunos funcionarios intentaron, sin éxito, apaciguar las diferencias que se evidenciaron en los últimos días a partir de las declaraciones del diputado Alfaro, cuando denunció un pacto político entre el alperovichismo y el bussismo en desmedro de la gestión amayista.

Durante todo el día habían resonado las declaraciones que hizo ayer a la mañana el propio Alperovich (Ver página 7) en contra del diputado Alfaro.

El elegido

LA GACETA también pudo constatar que anoche, el alperovichismo buscó imponer un nombre "de pura cepa" para la Secretaría de Gobierno en reemplazo de Berarducci. En ese punto, se propuso al concejal Hugo Cabral, un hombre ligado a la senadora nacional electa, Beatriz Rojkés de Alperovich. Sin embargo, el propio Amaya descartó esa posibilidad. Defendió su rol y resaltó que debía ser él mismo quien eligiera a su principal colaborador.

Las tratativas siguieron por algunas horas hasta que Amaya anunció al alperovichismo que su nuevo secretario de Gobierno será Marcos Díaz. Este, a su vez, venía desempeñando el cargo de Subdirector de Turismo en la Municipalidad. En ese momento, el alperovichismo "chequeó el curriculum" del hombre elegido por Amaya y se aceptó la designación.

Díaz es un hombre cercano al intendente. Compartieron la función pública cuando Amaya era secretario de Turismo durante la gestión del ex gobernador Julio Miranda.

Al cierre de esta edición, los concejales continuaban en la residencia del mandatario, donde compartían un asado. Al final, la comida terminó siendo más trascendental que una reunión de gabinete provincial.

Comentá la nota