Alperovich espera ansioso el Fondo del Bicentenario

El gobernador admitió que la provincia necesita desde la Nación un adelanto de entre 50 y 60 millones de pesos para febrero, y que el envío de la partida está sujeto al futuro del uso de las reservas del Banco Central para garantizar el pago de la deuda. En su primera aparición pública luego de las vacaciones, dijo que el instrumento es válido para no pagar intereses usurarios.
El Fondo del Bicentenario es una obsesión para el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. El uso de las reservas para garantizar el pago de la deuda se frustró por una decisión judicial y ahora es necesaria la participación del Congreso de la Nación para activar el uso de los casi 7.000 millones de dólares que el Poder Ejecutivo pretende destinar para tal fin.

En el marco de la nueva estrategia, el vital el apoyo de los gobernadores para que instruyan a diputados y senadores que les responden para que sancionen una Ley. En la mañana de ayer, en sus primeras declaraciones públicas luego de las vacaciones en Punta del Este (Uruguay), José Alperovich, titular del Poder Ejecutivo, avaló la creación del polémico Fondo.

"Parte de las reservas se las deba usar en pagar la deuda externa porque es cero de interés y porque hoy no tenés financiamiento; si el país hubiera tenido financiamiento estaría bien, pero hoy no hay", sentenció el primer mandatario, y dijo que es bueno "para Tucumán y el país", al argumentar que de esta manera se garantizará el crecimiento futuro.

"Buenos Aires (se refiere a la provincia que gobierna Daniel Scioli), paga tasas usurarias del 14 por ciento (anual) en dólares", explicó en otro momento. Hay otros motivos para el apoyo del gobernador, como la necesidad de que la Nación anticipe entre 50y 60 millones de pesos durante febrero, negociación que se encuentra estancada hasta tanto se define la estrategia financiera del gobierno central.

Alperovich no es el único que presiona por liberar el dinero. Según consignó el diario Crítica de Argentina, "con ese horizonte, el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, y el entrerriano Sergio Urribarri –dos de los mandatarios preferidos de la Casa Rosada– volvieron a hacer público su apoyo a la iniciativa oficial. La lista de adhesiones provinciales incluye también a gobernadores opositores que necesitan de la ayuda de la Nación para hacer frente a los déficits de las cuentas locales. Ya no ocultan que operan sobre los diputados y senadores para hacerse de recursos adicionales".

Comentá la nota