Alperovich eludió el diálogo con la prensa y viajó a Buenos Aires

El titular del Poder Ejecutivo recorrió obras en un centro asistencial de Yerba Buena; el jefe municipal también optó por el silencio.
- No va a hablar.

El anuncio del subsecretario de Prensa y Difusión, Gustavo Utrera, fue terminante. Ya en otras ocasiones, el gobernador, José Alperovich, optó por no formular declaraciones durante las inauguraciones o supervisiones de obras públicas que realiza por las mañanas. Casualmente, la mayoría de esos silencios se produjo tras el estallido de algún tema candente.

Ocurrió, por ejemplo, cuando el conflicto salarial con los trabajadores autoconvocados de la salud se extendió por los hospitales y centros de salud de la provincia. Ayer, luego de cortar la cinta y de habilitar una nueva sala de espera en el centro de salud municipal Ramón Carrillo, de Yerba Buena, y de recorrer unas salas refaccionadas, el mandatario subió a la combi que lo traslada habitualmente, y regresó a 25 de Mayo 90. Los periodistas quedaron esperando.

-Puede ser que hable en la Casa de Gobierno- ensayó Utrera. Efectivamente, la siguiente oportunidad era en el Salón Blanco del palacio gubernamental, sitio en el que estaba prevista la firma de un acuerdo entre el Instituto Nacional de Tecnología Industrial y los ministerios de Educación y de Salud, para que las escuelas técnicas de la provincia fabriquen dispositivos para personas con discapacidad motora. Pero tampoco allí el mandatario atendió a la prensa.

En rigor, la pregunta que dirigentes políticos y periodistas se hacen quedó sin respuesta. De hecho, el gobernador Alperovich optó por no contestar las críticas que, en la edición del lunes de LA GACETA, le profirió el diputado nacional Germán Alfaro, un aliado del intendente Domingo Amaya.

El silencio del gobernador se repitió en la Municipalidad de la capital. Amaya tampoco formuló declaraciones a la prensa, pese a que colaboradores de uno y de otro sector confirmaron que, durante el mediodía del lunes, Alperovich reclamó explicaciones a Amaya por las críticas de Alfaro. Testigos presenciales de ese diálogo telefónico contaron, tal cual lo reflejó este diario en su edición de ayer, que hubo un intercambio fuerte de opiniones y que el gobernador exigió al intendente que defina su posición. "O estás conmigo o estás con Alfaro", le habría planteado.

El disimulo promete extenderse porque ayer, a las 18, el gobernador partió hacia Buenos Aires. Allí tiene agendada una reunión con el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, y con el secretario de Obras Públicas de la Nación, José López. Tampoco se descarta un encuentro con el ex presidente Néstor Kirchner. Según fuentes del Gobierno, el regreso está previsto para mañana. Lo que aún resta saber es si, como ocurrió en 2008, Alperovich y Amaya concurren juntos a la asunción de la nueva mesa de conducción del Concejo Deliberante, acto previsto para las 10.30 de mañana.

Comentá la nota