Alperovich calificó de opositor al vicepresidente Cobos

El Primer Mandatario tucumano se refirió en esos términos a Julio Cobos, justificando la falta de actos protocolares. "Palos" para la Justicia.

El vicepresidente de la Nación, Julio Cleto Cobos, no sólo genera malestar a su compañera de fórmula, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y a sus más estrechos colaboradores, cada vez que aparece en los medios manifestando sus puntos de vista y sus posiciones muchas veces contradictorias con la actitud adoptada por la Jefa de Estado, sino que además la presencia del ex radical en el interior inquieta a los referentes kirchneristas.

Es dable recordar que Cobos adquirió notoriedad y popularidad después del famoso desempate en el Senado por las retenciones al campo. Allí se decidió no conceder al Gobierno la posibilidad de concretar su proyecto de retenciones móviles, que tantos inconvenientes había generado en el país, alarmando el nivel de crisis y desentendimiento al que llegaron las partes (el Gobierno y los productores agropecuarios).

Ayer el gobernador de la provincia José Jorge Alperovich se mostró extremadamente duro con el ex dirigente radical mendocino, quien había visitado nuestra provincia el pasado viernes para compartir, expresamente invitado, la cena de los egresados de la Promoción 2008 de los cadetes del Liceo Militar Gregorio Aráoz de Lamadrid.

Las reflexiones del Gobernador fueron recogidas por la prensa en oportunidad de un recorrido por el predio del Hospital del Este, junto al Embajador de España, Rafael Estrella, y también en la inauguración de un mural en la zona sur de la ciudad.

El Primer Mandatario tucumano criticó con dureza no sólo a Cobos, sino que además tiró dardos muy fuertes contra algunos sectores de la Justicia.

Desavenencias

Con la llegada de Cobos surgieron algunas desavenencias, entre ellas la falta de actos protocolares para recibir a un Vicepresidente de la Nación, como así también la carencia de recaudos a nivel de seguridad. Consultado sobre esa situación, y que además no hubo representantes oficiales del Gobierno provincial recibiendo al Vicepresidente, Alperovich reconoció que Cobos habló por teléfono, oportunidad en la que dijo que simplemente venía a la provincia con el propósito de participar de una cena sin actos protocolares.

Los cadetes del Liceo fueron los únicos en recibirlo cuando el avión de la Fuerza Aérea tocó tierra en el aeropuerto Benjamín Matienzo.

De todos modos, lejos de esquivar cualquier consulta compleja, Alperovich ensayó críticas contra el dirigente mendocino y dijo: "no escuché una propuesta de él (por Cobos). Es muy fácil hablar sin hacer absolutamente nada".

Pero no todo se terminó allí, sino que profundizó el análisis sobre el comportamiento del Vicepresidente y aseguró que "Cobos es oposición, que no quepa ninguna duda", sentenció Alperovich.

Sin protocolo

El Vicepresidente de la Nación había arribado el pasado viernes, vía aérea, como un ciudadano común, sin actos protocolares y casi sin custodia oficial. Esa situación fue duramente cuestionada por algunos padres de alumnos del Liceo Militar, como ocurrió con el comisario retirado Héctor González, papá de uno de los alumnos.

"Fue un orgullo recibir a Cobos, aunque no puedo dejar de mencionar la lamentable descortesía por parte del Gobierno provincial de no haberlo recibido, a pesar de que al Gobernador se le comunicó con una nota el 4 de diciembre sobre la visita del Vicepresidente. También habíamos solicitado seguridad en la Jefatura de Policía y una ambulancia, pero no se nos facilitó ninguna".

"Es una actitud infantil la del Gobierno. Primero de haberse molestado porque Cobos trajo su seguridad personal; segundo, al decir que porque venía a una fiesta no se le brindaron los saludos protocolares que corresponden".

"Alperovich ve al Vicepresidente, que es un representante del pueblo, como un opositor, y eso es repudiable. Cobos demostró ser una persona sencilla. Vino con su esposa, que con mucha alegría y afecto recibió un ramo de rosas", dijo el ex policía.

Contra la Justicia

Muy verborrágico, Alperovich manifestó su encono con algunos sectores de la Justicia, especialmente con la Cámara en lo Contencioso Administrativo, que tiene a su cargo la dilucidación de la medida presentada por el Colegio de Abogados en contra de la aplicabilidad de la Ley de Subrogancias. Lamentó que existan jueces que permitan filtraciones para que se conozca de antemano cómo saldrán ciertos fallos.

No es esta una cuestión menor, dada la envergadura de la denuncia.

Amores y odios

La presencia de Cobos en Tucumán disparó amores y odios. Los primeros fueron defendidos por los sectores de la oposición que se identifican con la figura del Vicepresidente. En materia de malestar, es el oficialismo el dueño absoluto de esa contingencia.

Con el propósito de dejar bien sentada la actitud asumida por un sector político vinculado al kirchnerismo, el legislador Ramón Graneros y María Laura Campero, como presidenta y vice respectivamente de Participación Cívica, aclararon que ante la visita de Cobos "nuestro partido no ha participado de ninguna manera en su convocatoria y recepción. La presencia de los dirigentes políticos que lo acompañaron obedece pura y exclusivamente a decisiones personales de los mismos y no responde ni a un mandato ni a una representación partidaria".

Relanzamiento

Sin dudas, la situación del país dista mucho de ser aquella de hace un par de años atrás. Bajo las actuales condiciones el Gobernador ya anunció que se encuentra abocado al relanzamiento de su gestión de gobierno, lo que ocurrirá, según lo anticipó en 2009. "Estoy analizando día a día la crisis que nos puede llegar a golpear. El año que viene hay que trabajar y tener presente que el gran disciplinador social es el empleo. Sobre eso tenemos que seguir trabajando", concluyó.

Comentá la nota